¿Crisis de la cultura del libro?

  • Por
Julio ha sido, como siempre, la eclosión de los ciclos de las universidades de verano, que se transforman en foro de debate sobre temas de todo tipo. La cultura sale por unas semanas de sus centros oficiales y urbanos y se refugia en Santander o El Escorial, al lado de paisajes amenos y más apetecibles que los de las grandes urbes.

Hasta el creador de Desarrolloweb.com ha tenido que participar en estos eventos, en uno de los mejores cursos de El Escorial, sobre las nuevas tecnologías y el cambio de siglo, curso que coordina la APIE, Asociación de Periodistas de Información Económica.

Entre los debates surgidos en las universidades veraniegas –la gran mayoría de poca trascendencia pública- hay uno que quiero destacar: el surgido en el seminario La Cultura del libro ante los desafíos del siglo XXI (¡Qué ordinariez de título!. ¿Cuándo se cansarán de lo del desafío del siglo XXI? ), en la Menéndez Pelayo de Santander.

Los expertos sectoriales se mostraron pesimistas con relación al futuro del libro. El avance de las nuevas tecnologías vuelve extremadamente miedosos a los editores, que se presentan como inexpertos e inseguros ante este nuevo entorno tecnológico.

¿Cuáles son las cuestiones que se plantean en el sector?

El papel de las librerías cambia. Hace veinte años las librerías eran pequeños o medianos establecimientos, donde los dependientes conocían bastante la oferta y la demanda, y aconsejaban o informaban al comprador.

Luego vinieron las grandes superficies –hipermercados y grandes almacenes- que empezaron a hacer una creciente oferta y a variar ligeramente los precios, en algunos casos. Y la librería empezó a dejar de ser el lugar de compra de libros para mucha gente. Hoy todos conocemos gentes que acuden al Corte Inglés para demandar libros.

Y ahora han llegado las librerías virtuales: Bol, Submarino, etc. Y cada vez venden más; a precios rompedores y con ofertas de marketing sumamente atractivas. Ahí, por ejemplo, está la última oferta que ayer entró en mi ordenador, via correo-e:

"Como algunos de vosotros ya sabéis, Submarino ha sido elegido "Mejor Web Site de comercio electrónico en España". Este premio ha sido concedido por las votaciones de 130,000 internautas en Ibest (http://www.ibestaward.com).

Como os podéis imaginar, esto ha supuesto un fenomenal reconocimiento a todo el trabajo de los últimos meses. Además, el hecho de que hayan sido los internautas los que nos elijan, nos llena aun más de alegría por que somos una empresa nacida por y para Internet.

Este éxito se lo debemos en primer lugar a nuestros esforzados y fieles clientes, que son los que nos compran y aprecian que el servicio, y no el precio, es lo más difícil de conseguir, y por ello nuestra principal arma competitiva. Asimismo, se lo debemos a todas las personas que como vosotros, desde sites grandes y pequeños habéis creído en nosotros, incluso cuando éramos una empresa de no más de 10 locos. Por eso quería agradeceros personalmente la ilusión, las ganas y el apoyo durante estos meses.

Como no podría ser de otra manera, una forma incompleta de agradeceros vuestro apoyo, es un cupón de Submarino por 5.000 pesetas en todos nuestros productos."

Quiere decir esto que por comprar más de 5.000 pesetas en libros, Submarino te descuenta 5.000 pesetas. Es una oferta radical para hacerse con cartera de clientes.

Las librerías clásicas tiemblan cada día más.

Cambia el papel de las editoras, que ven cómo cambian los hábitos de lectura, los sistemas de ventas y la tecnología. La más pequeñas y las menos dispuestas al cambio tienen un futuro oscuro.

Cambia el hábito del lector. Los maestros se quejan de que cada día los alumnos leen menos. Es cierto. Videojuegos, televisiones, etc. aportan horas de entretenimiento a los muchachos y mayores, que se entretienen con el Gran Hermano o Pokemon, y dejan a un lado textos y lecturas de diverso tipo.

Es cierto que el hábito de lectura decae, porque cuando los maduros se entretenían con los cómics de turno tenían que leer inevitablemente, en tanto que hoy al cómic se accede por vía visual y sonora desde las pantallas.

Hay cambios en los hábitos de lectura. Jon Juaristi, director de la Biblioteca Nacional aludió a esta crisis: "Hay cambios radicales en los hábitos de lectura. Es lógico. Nadie les ha dicho a los estudiantes que hay que leer ni por qué hay que leer". Toda una acusación a padres y profesores de descuido en las tareas de transmisión cultural.

Tal vez sea cierto. Tal vez estamos todos tan metidos en la crisis (cambio) de tecnologías, en las mutaciones sociales, en los apuros económicos del día a día y en esta alienación economicista global, que hasta los padres nos olvidamos de decir a los hijos donde está la cultura.

Crisis de las bibliotecas. El papel que antaño desempeñaron las bibliotecas como centro de uso público para acceder al libro también ha variado. Ya no es sólo que falten bibliotecas escolares, es que no se demandan.

Tal vez hoy la sociedad tecnológica no pida bibliotecas escolares, sino centros de Internet donde estén digitalizadas las obras de los maestros, los diccionarios, las propias asignaturas, etc.

El propio Juaristi dejó anonadados a los oyentes cuando anunció que la misma Biblioteca Nacional está encaminándose a constituirse más en Museo que en Biblioteca, y cuando planteó que el reto que vislumbran las grandes instituciones de este tipo es el de digitalizar totalmente los fondos y convertirse en macrobibliotecas virtuales…

¡Es imparable en papel de Internet en la subversión de nuestras costumbres!

Autor

Ana Alvarez Sanchez

Directora de contenidos de EstiloyModa.com

Compartir