La amenaza del dominio .xxx

  • Por
Tras la apertura definitiva del registro se ha podido constatar que una buena parte de los dominios comprados responden a una medida defensiva.
19/12/2011 - A primeros de este mismo mes de diciembre se anunciaba la posibilidad de que cualquier usuario interesado pudiese solicitar su propio dominio para contenido adulto.

Se cerraba así un periodo limitado en el que cualquier entidad podía registrar su propio dominio .xxx para retirar un nombre o marca de la lista de elegibles, protegiendo su imagen de un posible aprovechamiento.

En este sentido se ha podido constatar que Universidades como la de Standford, museos como el MoMA o el Louvre, marcas como Sony, Disney o CocaCola o incluso el Vaticano han reservado buena parte de los 100.000 dominios .xxx que existen actualmente con el objeto de retirar sus direcciones de la circulación.

Todo esto ha llevado a la conclusión que al menos por el momento, el dominio .xxx está suponiendo más una amenaza para entidades ajenas a los contenidos para adultos por la posible llegada de ciberokupas con claras intenciones (revender o explotar dominio) que una herramienta con la que aglutinar y bajo la que organizarse (quizás también controlar) aquellas webs enfocadas a la pornografía.

No obstante todavía es pronto para concluir si el nuevo dominio va a ser un éxito o un fracaso ya que mientras se calcula que existen 400 millones de webs que ofrecen este tipo de contenidos para adultos en la red, la inscripción en el .xxx no es obligatoria.