> Colecciones > Navegadores

Aquí vamos a encontrar el listado de los navegadores que existen en la actualidad. Un navegador existente es aquel que se encuentra en mantenimiento por alguna empresa desarrolladora, o por la comunidad.

En un panorama dominado por Chrome, nos encontramos muchas alternativas, más o menos útiles. A pesar de su existencia puede que un navegador no tenga una cuota de uso representativa.

Firefox

Navegador web basado en Mozilla, potente, rápido y muy útil para quienes desarrollamos páginas web.

En DesarrolloWeb.com hemos publicado varios artículos y documentaciones relacionadas con Firefox en el pasado, pero todavía no habíamos tratado del programa Firefox en si, para publicarlo en nuestra sección de programas, en la categoría de navegadores.

Habría que decir que Firefox es un navegador web muy utilizado y que día a día gana cuota con respecto a Internet Explorer, que hoy sigue siendo el gran dominador del mercado. Es un navegador basado en Mozilla, es decir, que es un producto realizado a partir del motor de Mozilla para la visualización de páginas web. Dentro de los productos basados en Mozilla, Firefox es el más conocido.

En lo que respecta al panorama de los navegadores web, Firefox tiene un espacio muy importante, puesto que tradicionalmente ha marcado la tendencia en cuanto al mercado de programas para acceso a la web. De hecho, es justo señalar que muchas de las mejoras que incorpora Internet Explorer en sus nuevas versiones, son meras copias de funcionalidades que Firefox contiene desde hace tiempo.

Para los desarrolladores de páginas web Firefox es una herramienta casi imprescindible, entre otras cosas por disponer de algunas extensiones que nos facilitan mucho la vida a la hora de construir webs, como validadores, correctores, debugs, herramientas para alterar la página web sin necesidad de editarla ni recargarla, etc.

Algunas de las características de Firefox más interesantes son:

  • Es de código libre, puesto que está basado en Mozilla, un producto que también es código libre. Por tanto, también es gratuito.
  • Extensible, con un mercado de cientos de extensiones creadas por una rica comunidad de usuarios y desarrolladores.
  • Rápido. Las páginas cargan rápido y el propio programa también se inicia con bastante celeridad y tiene opciones para acelerar todavía más la carga.
  • Fiel a los estandar. Es decir, soporta la mayoría de los estándares de desarrollo de webs y no hace la guerra por su cuenta, sino que los trata con fidelidad y corrección.

No voy a contar todas las características de este programa que muchas personas deben conocer. Si no lo conoces, recomiendo encarecidamente su descarga para instalarlo y empezar a utilizarlo, puesto que ofrece bastantes ventajas con respecto a su competidor Explorer. Una vez nos acostumbremos a utilizar Firefox será difícil que volvamos a usar Internet Explorer.

http://www.mozilla-europe.org/es/products/firefox/

Lo que sí vamos a ofrecer ahora son algunas referencias a otros artículos y manuales sobre Firefox en DesarrolloWeb.com.

Extensiones de Firefox

10 Razones por las que usar el navegador Mozilla Firefox

FireFox Feroz y la Suite Mozilla

Sobretodo, recomiendo la lectura del manual Extensiones de Firefox, que hay varias extensiones que son increíblemente útiles para desarrolladores, pues nos ofrecen varias ayudas y funcionalidades muy útiles a la hora de crear páginas web.

Comentarios: (0)

Navegador Opera

¿Una cuestión de estilo? ¿Podrá ocupar el lugar de otros navegadores más utilizados?

Si existe un navegador singular, desde luego ése es Opera. Mucho más particular que Internet Explorer, dotado éste como está de una magnífica capacidad de generar fallos de seguridad graves cada vez que un usuario con los suficientes conocimientos le echa un vistazo a fondo; ciertamente, también más particular que Mozilla Suite, la robusta aplicación trinitaria -navegador, cliente de correo electrónico y compositor web, tres en uno-, robusta y eficiente como un viejo galeón español. No entraré a discutir las características de otros tantos navegadores, como por ejemplo Firebird -basado como Mozilla Browser y Netscape Navigator en el motor Gecko-, Kmaleon u otros de la misma matriz Gecko. Tampoco hace falta mencionar las armaduras lideradas por NeoPlanet, destinadas a añadir algunas extensiones al propio Internet Explorer, pero sin corregir, claro está, los errores cometidos por la curiosa caterva de ingenieros de Microsoft.

Supongo que Opera nos ha llamado la atención a todos los usuarios en alguna ocasión, particularmente por la sonoridad de su nombre. A mí particularmente me intrigaba la buena fama que cosechaba entre los usuarios de Mozilla, quienes llegan a considerarlo una especie de pariente cercano, a pesar de que se trata de una aplicación comercial a la venta por 34 euros. Esta familiaridad Opera-Mozilla se explica debido a varios factores; entre ellos, el común afán por hacerse un hueco digno en el mercado ampliamente sometido por Internet Explorer, el venerable respeto a los estándares del Consorcio W3, la extraordinaria capacidad de personalización y ciertas buenas ideas que simplifican y hacen más cómoda la navegación web.

De acuerdo, Opera tiene buena fama y cuenta con el apoyo de quienes pueden resultar usuarios de lo más ásperos, cuando se trata de entrar en discusiones que enfrentan a la comunidad libre y a Microsoft y su... (supongo que sí) navegador. De modo que uno visita Opera.com y se descarga el programa en español y lo prueba. Tiene dos opciones, claro está: pagarlo -34 euros constituyen una cifra muy razonable, y yo diría que bien merece la pena-; o usar la versión de prueba, completamente funcional, pero que incluye, empero, un gran y espantoso banner que no sólo daña la vista, sino que además hace suya gran parte del espacio visual.

En un primer momento, después de aceptar el dichoso banner, uno siente una pequeña angustia espiritual, y es que Opera cuenta con decenas de opciones que, en lugar de mantenerse ocultas a la espera de ser descubiertas, hacen acto de presencia prácticamente desde el primer momento. Por poner un ejemplo, la barra de progreso se encuentra activa por defecto; dicha barra, a diferencia de las más simples procedentes de Mozilla e Internet Explorer, hace una exposición detallada de la descarga de archivos -muy parecido a los datos de progreso en la barra de estado del viejo Netscape-, incluyendo cantidad de archivos, tamaño y en fin, todas las cosas que normalmente uno no tiene intención de leer.

Uno debe hacerse a la idea de que Opera no es una aplicación del todo sencilla, si tenemos intención de dominarla plenamente; es buena idea ser paciente y darle cancha y algo de tiempo. Al final, después de mucho probar y leer, uno descubre las piezas clave y ya puede navegar veloz sin darse de bruces contra el propio programa. Opera incluye, entre otras cosas: navegación mediante pestañas; identificación de gestos del ratón, una funcionalidad que transforma determinados movimientos del ratón en acciones; cliente de correo electrónico integrado en el propio programa -aparece dentro de la misma ventana-: Opera se preocupa de explicar que se trata de un cliente absolutamente novedoso y nunca visto e invita a leer un pequeño tutorial. Incluye asimismo la posibilidad de cambiar de decorado -tradicionalmente, las máscaras de programas fueron llamadas "skins" en los pseudonavegadores basados en Internet Explorer y "temas" en Netscape/Mozilla-; a un clic de distancia se encuentra una especie de rastrillo, localizado en el portal de Opera, donde los usuarios de ánimo creativo pueden exponer sus propios diseños. Hay muchos y gran parte de ellos resultan muy atractivos. Opera incluye asimismo la posibilidad de bloquear ventanas emergentes no solicitadas, supresión de las barras de desplazamiento -si cuentas con rueda de ratón, no son indispensables-, y un largo etcétera que puede llegar a sorprender. Además, puede decirse con justicia que Opera es una aplicación razonablemente ligera y, de hecho, su peso de descarga sin java es de menos de 4 Megabytes. Nadie negará que los ingenieros de la compañía europea han hecho un trabajo admirable.

<div align="center" class="fuente8">![Opciones de Opera](/articulos/images/opera/opera1.gif) Opciones del navegador Opera </div>

Otro espectro de razones para adquirir Opera, fuera ya de las motivaciones informáticas, tiene que ver con una suerte de pequeña vanidad. Existe una ya larga lucha entre usuarios de las plataformas PC y Mac; posiblemente es falso que una de ellas sea más poderosa que la otra: más bien, cada una resulta más beneficiosa para determinados rangos de usuario (y para determinados rangos de bolsillo, seamos francos). En todo caso, hay un motivo que siempre resulta divertido y revelador, y es que se da por sentado que consumir un Mac es asimismo una cuestión de estilo. Su diseño es cuidado y apetecible, como una golosina de policarbonato. Algo parecido ocurre con Opera, y es que sus usuarios muestran un orgullo singular por poseer este programa. De hecho, el portal Opera.com cuenta con una amplia comunidad destinada a dar cabida a sus exclusivos compradores. Bueno, debo decir que eso es algo que comprendo perfectamente. Opera es toda una joya.

<div align="center" class="fuente8">![Barra de navegación de Opera](/articulos/images/opera/opera2.gif) Barra de navegación de Opera </div> La información actualizada de opera podemos encontrarla en un nuevo artículo llamado [Opera 9.](http://www.desarrolloweb.com/articulos/opera-9.html)
Comentarios: (0)

Google Chrome

¿Quién no conoce Chrome? es el navegador de Google, absoluto rey en la actualidad en el porcentaje de uso.

Además, el motor de Chrome, llamado Chromium, es un proyecto de software libre que forma la base de muchos otros navegadores de la actualidad, como Opera o más recientemente de las nuevas versiones de Edge.

Actualmente Chrome es tan extendido, que se le considera el nuevo Internet Explorer. Aunque lo cierto es que mantiene mucho mayor respeto por los estándares y ha aportado grandes avances para la evolución de las tecnologías abiertas de la Web.

Comentarios: (0)

Safari

Safari es el navegador que viene instalado por defecto en los ordenadores Mac, con el sistema operativo OS X.

Safari tiene una couta de uso baja, no solamente porque su existencia se limita a los Mac (tuvo una versión para Windows que desaparició por falta de éxito) sino porque ni los propios usuarios de Mac lo prefieren generalmente. Muchos desarrolladores de Mac lo usan para poder hacer debug de aplicaciones web para dispositivos móviles de Apple (iOS).

Este navegador se ha realizado con el motor llamado WebKit, que es el precursor de Google Chrome y Chromium, por lo que su aporte al mercado de navegadores es notable, a pesar de su poca cuota de uso.

Comentarios: (0)

Edge

Microsoft Edge es el navegador que viene instalado en los sistemas operativos de Windows 10. Es un navegador moderno, que ha intentado superar el rechazo de la comunidad a Internet Explorer. Sin embargo, los esfuerzos de Microsoft por conseguir que los usuarios lo tengan en cuenta no han sido tan fructíferos como ellos desearían.

Este navegador ha sido tradicionalmente un poco más lento en integrar los estándares abiertos para la web. Aunque actualmente la nueva versión de Edge, que se encuentra ya disponible aunque en fase beta, tiene como motor a Chromium, por lo qe el grado de compatibilidad con tecnologías modernas es el mismo que el de Google Chrome.

Comentarios: (0)

Navegador de modo texto Lynx

Un navegador de la web que funciona en modo texto, sin imágenes.

Me he decidido a escribir este artículo para homenajear a un navegador que ya poca gente usa. Incluso lo más normal es que pocas personas lo hayan podido usar nunca. No obstante, es el segundo navegador que utilicé en mi experiencia en la web, cuando navegaba por la Red usando los terminales Unix de la sala de ordenadores de la universidad. Es por tanto que este navegador puede ser un descubrimiento para muchos de los lectores, aunque no deja de ser una curiosidad que existan navegadores de solo texto, más hoy cuando la web se ha convertido en un medio multimedia.

Como decía, Lynx es un navegador que sólo muestra texto y que se puede utilizar en línea de comandos. La línea de comandos es la interfaz más simple de un sistema operativo, en la que todo lo que se desea hacer tiene que ser expresado en forma de instrucciones o comandos. La línea de comandos es típica de sistemas Unix o Linux, aunque hoy hasta Linux tiene un sistema de ventanas, por el que se pueden hacer casi las mismas cosas que por la línea de comandos. Windows también tiene su propia línea de comandos y es lo que antes se llamaba DOS.

Nota: Para acceder a la línea de comandos de Windows apretamos incio - ejecutar y escribimos la instrucción "cmd".

Lynx sólo permite ver texto, lo que resulta una gran desventaja! No obstante las imágenes, que no se muestran se indican con texto, poniendo el nombre del archivo o el texto que haya en el atributo alt de la imagen, si es que se había definido un texto alternativo.

Como funciona por línea de comandos tampoco es posible utilizar el ratón para ponerse encima de un enlace y pulsarlo, habrá que utilizar el teclado para moverse por los enlaces y entrar en ellos.

Todo ello, resulta cuando menos curioso y nos traslada a una época distinta, que casi parece ajena a nosotros.

Podemos ver el aspecto que tiene la página de Google con Lynx en la siguiente imagen:

Lynx es un navegador típico de sistemas Linux o Unix, originalmente creado para este último sistema operativo. También está disponible para otros sistemas como Windows u otros tan raros como Commodore Amiga.

La página web de Lynx es http://lynx.browser.org/, desde la que podremos encontrar más información de este navegador y descargar una versión para nuestro sistema operativo.

La versión de Lynx que he descargado yo para recordar viejos tiempos, que funciona sobre Windows está en http://www.fdisk.com/doslynx/lynxport.htm

Conclusión

Queda decir que Lynx en un principio nos puede servir para poco, tal vez sólo como simple curiosidad. No obstante, podemos comprobar qué tal se ve nuestra web con este navegador. Así podemos ver si tenemos una web usable y accesible desde navegadores antiguos. En este sentido, de la accesibilidad, Lynx puede ser un buen referente, pues al navegar en modo texto, se puede combinar con otras tecnologías para hacer navegadores para personas discapacitadas.

Comentarios: (0)

Internet Explorer

Es el navegador instalado por defecto en los sistemas Windows, en versiones anteriores a Windows 10.

Durante un tiempo Internet Explorer fue el rey de Internet, con una cuota casi absoluta de usuarios, que llegó a provocar la muerte del navegador Netscape, pionero en muchas de las tecnologías que hoy en día forman parte del núcleo de los navegadores, como Javascript.

Sin embargo, su poca cercanía con los estándares (es un navegador que hacía las cosas muchas veces a su manera mientras que otros eran más homogéneos a la hora de interpretar páginas web), falta de velocidad y su rigidez a la hora de adoptar funcionalidades novedosas, fue provocando su pérdida constante de cuota de usuarios. También la segmentación fue uno de sus lastres, pues el navegador dependía de la versión de Windows y no se podía actualizar en muchos casos, provocando que muchas versiones de Internet Explorer tuvieran que convivir.

Al final, los usuarios optaron por usar otros navegadores más modernos que sí funcionaban en sus versiones de Windows, aunque fueran un poco más viejas.

Hoy el único Internet Explorer que tiene una cuota representativa es Internet Explorer 11 (IE 11).

Comentarios: (1)

Hoy nadie usa Internet Explorer. Creo que no deber&iacute;amos considerar un navegador actual a Internet Explorer, ni siquiera en su versi&oacute;n 11.