> Manuales > Qué es cada tecnología

Damos un repaso global a AJAX, desde su comienzo hasta la actualidad.

Allá por mediados de los años 90, época en la que Internet apenas asomaba en nuestras vidas cotidianas, y muchos eran los que todavía aún podrían prescindir de ella, era muy común oír hablar del lenguaje JAVA. Ninguna publicación especializada escapaba al fenómeno: las revistas se llenaban de artículos elogiando aquella tecnología, y vaticinando, cual chamán / gurú, que, en el futuro, el lenguaje de programación que cambiaría nuestras vidas sería el homónimo de un café típico de una ignota isla de Indonesia.

Pocos hubiesen arriesgado, por el contrario, que la base del verdadero fenómeno de los años subsiguientes, se encontraría no en el todopoderoso JAVA, sino en un pequeño y humilde lenguaje de script, el cual tomaría parte del nombre de la antigua vedette tecnológica, y que muchos, durante mucho tiempo, confundirían erróneamente con su hermano menor, aunque poco tendrían estos dos de parentesco: estamos hablando, claro, del JavaScript.

No sería hasta comienzos del siguiente milenio que este pequeñito encontraría un socio del cual se nutriría con fuerza, sociedad de la cual se originaría una verdadera revolución que cambiaría la forma en que vemos y utilizamos la red de redes. Este socio es, claro está, el XML. Sin ser un lenguaje propiamente dicho, el XML ya tenía varios laureles en su haber: para ese entonces prometía generar un profundo cambio en el intercambio de información y la representación de la misma (de hecho por aquel entonces ya había dejado de ser una promesa para convertirse en una realidad). Aquella fusión de la cual hablamos no ocurriría sino gracias al desarrollo del paradigma de la revolución internetiana: el HTTPRequestObject. Pero no sería hasta el mes de febrero del año 2005 que Jesse James Garrett, arquitecto de la información, le daría un nombre al fenómeno acuñando el término AJAX: Asynchronous JavaScript and XML (JavaScript y XML asincrónicos). Tal vez, sin pretenderlo, con el nuevo término, de palabra corta y pegadiza, ayudara a que el fenómeno se expandiera aún con mayor fuerza.

Pero, ¿qué es exactamente AJAX? Si usted tiene una cuenta de Gmail, probablemente ya lo haya experimentado. AJAX es, sin lugar a dudas, una de las novedades más atractivas y promisorias de la denominada Web 2.0. AJAX echa por tierra todo lo que conocíamos acerca de la manera de relacionarnos con Internet. Esta tecnología redefine el término interactividad, pasando al siguiente nivel. A partir de esta pequeña revolución, esté expectante de lo que pueda ocurrir en los años subsiguientes en lo que a Internet se refiere, algo de lo cual ya puede verse con solo recorrer algunos de los blogs especializados, que a diario reflejan alguna noticia relacionada con algún nuevo servicio, sitio o aplicación que hace uso de las bondades de AJAX.

AJAX no es una tecnología propiamente dicha. Es, como dijimos, una fusión de tecnologías. Pero ¿qué es lo que hace tan poderoso a AJAX? A decir verdad, la nueva vedette de Internet basa su fortaleza en sus dos pilares fundacionales: un cada vez más poderoso JavaScript, que ha ido mejorando con el correr de los años y se ha ido asentado gracias a la definición de normas y estándares que se fueron adoptando (por fin) de manera cada vez más amplia, y de la versatilidad del XML. En este caso también, como suele decirse, el todo es más que la suma de sus partes.

Gracias a AJAX, atrás quedaron los vetustos formularios cuyas páginas debían ser recargadas para el envío. Atrás quedaron también los interminables listados de información que nuestro navegador bajaba, información de la cual tal vez sólo necesitábamos una pequeña parte. AJAX hace que la información sea cargada de manera precisa, fácil y ágil.

Es gracias a todo esto que, volviendo al caso de Gmail, enviar un mensaje en este servicio de correo electrónico no implica recargar todos los mensajes de nuestra bandeja de entrada una vez enviado. O abrir un mensaje antiguo para recuperar un dato que precisamos no significa tener que volver a solicitar y descargar toda la interfase del sistema (imágenes, html, scripts, etc.) otra vez.

Para hacer una analogía rápida, AJAX hace más parecidas las aplicaciones web a aplicaciones standalone. Pero con todas las ventajas de lo que una aplicación web implica.

Pero la cosa no termina en Gmail. Lo que hace tan emocionante a AJAX es que diariamente, nuevas aplicaciones y servicios son lanzados haciendo uso de esta tecnología. Servicios que nos aportan un plus extra por su agilidad, velocidad y simplicidad de uso. Casos de éxito como flickr, Digg, del.icio.us, Writely (un procesador de textos montado totalmente en la web), o el inminente Windows Live Mail, y un larguísimo etcétera son un claro ejemplo de ello.

¿Hasta dónde llegará AJAX? Nadie lo sabe, pero al menos podemos tener un indicio de ello. No hace mucho fue anunciado el primer sistema operativo basado en AJAX: el AJAX OS, que aún no tiene fecha de lanzamiento (solamente un escueto Coming soon), pero ya se anunció que contará con soporte totalmente nativo para esta tecnología. El éxito de este emprendimiento tal vez marque lo que AJAX es capaz de lograr. Y su techo definitivo.

Serviweb

Diseño web Murcia

Manual