Larga Vida a la Web: amenazas y principios de la World Wide Web

  • Por
El creador de la World Wide Web llama la atención sobre la necesidad de una Web basada en la neutralidad y los estándares abiertos.
24/11/2010 - 20 años después de que Tim Berners Lee creara las herramientas necesarias para que la web funcionase, ha publicado un artículo donde señala las amenazas y posibilidades de la World Wide Web.

En el artículo publicado en la revista Scientific American bajo el título Long Live the Web: A Call for Continued Open Standards and Neutrality, el considerado como creador de la web señala que ésta evolucionó en una poderosa herramienta porque fue construida sobre principios igualitarios y porque miles de individuos, universidades y compañías han trabajado en colaboración con W3C  para expandir sus capacidades.

Berners Lee señala que la web tal como la conocemos actualmente, está siendo amenazada en diversas formas. Así llama la atención especialmente sobre el hecho de que plataformas de redes sociales están construyendo barreras que separan la información publicada por sus usuarios del resto del Internet, sobre que proveedores de Internet inalámbrico están siendo tentados a ralentizar el tráfico a sitios con los que no tienen acuerdos comerciales y especialmente sobre que algunos gobiernos están monitorizando los hábitos en línea de la gente, poniendo en peligro importantes derechos humanos.

Los gobiernos totalitarios no son los únicos que violan los derechos en la Red de sus ciudadanos, así en Francia la llamada ley Hadopi, permite al Gobierno desconectar de Internet a un hogar durante un año si algún miembro de la casa es acusado por una empresa de haber descargado contenidos protegidos y en Reino Unido, la Digital Economy Act autoriza al gobierno ordenar a una ISP a que desvele el nombre de un abonado a Internet si ha infringido las leyes contra la propiedad intelectual.

El principio de diseño primario en el que se basa la Red es la Universalidad y la Neutralidad. Cuando hacemos un link, podemos apuntar a donde sea. Esto significa que la gente debe ser capaz de poner lo que sea en la Web, sin importar la computadora que tengan, el software que usen o el lenguaje humano que hablen y sin importar tampoco que usen una conexión inalámbrica o por cables. La Web debería ser utilizable para personas con discapacidades, debe trabajar con cualquier forma y calidad de información y dicha información debe recibir el mismo tratamiento independientemente de su contenido u origen.

Las tecnologías básicas de la web que individuos y compañías necesitan para desarrollar poderosos servicios deben estar disponibles gratis. Cuando la Web empezó, no era necesario pedir permiso o pagar regalías por usar los propios estándares abiertos de Internet, el Protocolo de Control de Transmisión (TCP) y Protocolo de Internet (IP). La política de patentes libres del Consorcio de la Web (W3C) dice que las compañías, universidades e individuos que contribuyen al desarrollo de un estándar deben aceptar que no cobrarán regalías a nadie que pueda usar el estándar. Estándares abiertos no significa que no se pueda desarrollar un blog o programa para compartir fotos y cobrar por usarlo. Los estándares abiertos permiten muchas opciones, gratuitas y pagadas.

Por último el artículo apunta que mientras los principios básicos de Universalidad, Estandares Abiertos y Neutralidad estén garantizados, la web promete capacidades de futuro fantásticas.