¿Se puede comprar el éxito en Internet?

  • Por
La adquisición fraudulenta de seguidores se convierte en una dudosa formula para mejorar la relevancia en la red de empresas, profesionalesy usuarios independientes.
23/04/2012 - La creciente importancia del fenómeno social en Internet ha llevado a que todo aquél que quiera ocupar un espacio destacado online deba disponer de una cuenta Twitter o Facebook o incluso más recientemente Google+.

Las redes sociales no solo nos permiten llegar directamente a nuestros usuarios y clientes sino que es capaz de crear un canal de comunicación único donde nuestros productos y servicios están permanentemente expuestos y sus novedades y características dadas a conocer en tiempo real.

La fuerza de este fenómeno se ha visto incrementada en la medida en que buscadores como Google (usado por el 80% de usuarios de todo el mundo) ha empezado a conceder mayor relevancia en su página de resultados a aquellos contenidos considerados con más peso en redes sociales.

Esta situación ha disparado la aparición de prácticas fraudulentas por parte de quienes quieren aprovechar el fenomeno social para mejorar artificialmente su posición o la de su marca o empresa.

Es por eso que cada vez es más frecuente encontrar "perfiles con muchos huevos" terminología que hace referencia a aquellos compradores de followers en Twitter que tiene numerosos seguidores sin foto (cuando un usuario no pone
su fotografía aparece un huevo) y que suponen una respuesta fácil y fraudulenta a la demanda de mayor credibilidad y relevancia social en Internet.

Por el momento no se han generado mecanismos de defensa de esta práctica que adultera los resultados en Internet y a los que es posible acceder con una simple búsqueda en Google, sin embargo hay patrones de comportamiento (muchos seguidores en otros idiomas, crecimiento exponencial en poco tiempo,....) que pueden ser usados (y lo serán!!) para identificar este tipo de conductas. No obstante lo anterior pese a que el peso del número de followers es importante, no cabe duda que es la calidad de los mismos lo que mayor influencia tiene, por lo que parametros como la participación marcan una diferencia entre aquellas empresas, profesionales y usuarios independiente con más peso "social" y el resto.

Este fenomeno de conseguir relevancia por la via rápida sigue presente después de cuatro años. Es sabido que ciertas empresas montan granjas de perfiles falsos o granjas de huevos que manejan mediante programas informáticos (robots) y que posteriormente se encargan de vender al mejor postor. También se pueden comprar tweets que realizan usuarios que cuentan con un importante número de seguidores y que son capaces de generar un alto porcentaje de retweets, logrando incluso la creación de trendings topics.

La proliferación de este tipo de iniciativas fraudulentas ha provocado la reciente creación de plataformas como Adsocial, que pretende implantar un código de buenas prácticas en materia de social media marketing con el que tratar de contener una práctica todavía minoritaría.