Rápido mejor que Lento: un pilar de la filosofía de Google

  • Por
Urs Holzle, ingeniero jefe en Google, describe en un interesante artículo la relevancia de la velocidad de carga para el motor de búsqueda de Mountain View.

"La velocidad no es sólo una característica, es la característica"

Elige una consulta, cualquiera: temperatura en Madrid, recorrido del Dakar en 2012, ¿cuándo empiezan las próximas olimpiadas?, escritores mexicanos más importantes del siglo XIX,.. ahora tipéala en el buscador de Google. A medida que la escribes, se empieza a predecir el resto de la consulta, rastreando minuciosamente a través de miles de millones de páginas web, imágenes, videos, y presentándolos de forma ordenada según su relevancia en una página de resultados. Todo este proceso es llevado a cabo, en la mayoría de los casos, en menos de una décima de segundo, es decir prácticamente de forma instantánea.

Esta obsesión por la velocidad tiene una importante razón de ser. Varios estudios llevados a cabo por Google señalan que si el tiempo en mostrar un resultado sufre un retraso de 400ms (un ms o milisegundo es la milésima fracción de un segundo) esto provoca una reducción de un 0,44 % en el volumen de búsquedas. Pero esta reacción no está limitada únicamente a las búsquedas en Google; como ejemplo señalar que cuatro de cada cinco usuarios dejarán de ver un vídeo (streaming) si éste se detiene por problemas de carga mientras lo visionamos.

Los sitios web tienen actualmente un tiempo de carga promedio de 4,9 segundos, pero en un mundo en el que cada fracción de segundo es importante, todo este tiempo puede representar una eternidad. La World Wide Web se ha convertido en un espacio crítico para la política, el entretenimiento, la formación o los negocios, pero si realmente es un espacio crucial ¿por qué una página web necesita hasta cinco segundos en cargar? Hay 245 millones de usuarios de Internet en los EE.UU., si cada uno de ellos tiene que esperar cinco segundos, se puede concluir que se desperdician un total de 39 años de tiempo.
 

"Rápido mejor que Lento"

Esta idea se ha convertido en un pilar de la filosofía de Google desde los primeros días, aunque ha cobrado especial fuerza en los últimos tiempos. Internet es un motor de crecimiento e innovación más próximo a la fórmula 1 que a una carrera de clásicos, es por ello que la compañía propietaria del buscador líder está llevando a cabo su mayor esfuerzo. "La velocidad no es sólo una característica, es la característica".

La relevancia concedida a la velocidad lleva a los ingenieros de Google a convertirla en un parámetro con el que valorar cada nueva característica que se pretenda lanzar. "Si una nueva función o propiedad provoca una ralentización, tiene dos posibilidades: o es arreglada o es olvidada. Este concepto ha llevado al equipo de trabajo de Google a realizar cosas bastante curiosas, como llegar a suspender la actividad de varios departamentos durante un tiempo para dedicar todos sus ingenieros a mejorar la velocidad de carga de una determinada propiedad bajo el estado de "Código Amarillo".

No obstante, no importante cómo de rápida pueda llegar a ser una búsqueda si cuando seleccionas un resultado este tarda una eternidad en cargar. Por esta razón, Google invierte esfuerzo, tiempo y dinero en desarrollar herramientas que ayuden al resto de la web a mejorar su velocidad. En este sentido Google Analytics mide la velocidad de carga y su impacto, Page Speed es un proyecto open source que ayuda a cualquier webmaster interesado a mejorar el tiempo de carga de su site, así como su rendimiento y que incluso está experimentando con nuevas características que de forma automática aceleran la carga de una página sin necesidad de llevar a cabo ningún cambio en el código, simplemente enrutando la página a través del servicio.

Además de lo anterior, Google también trabaja en el desarrollo y actualización de estándares como HTML junto con protocolos de red básicos, tales como TCP/IP DNS, SSL y HTTP, o incluso la mejora de las deficiencias de JavaScript con Dart.

El navegador Chrome es hasta seis veces más rápido que la primera versión lanzada hace algo más de tres años y ha logrado implementar características como la precarga de páginas web en segundo plano mientras escribimos la dirección, con lo que se logra mejorar la velocidad de acceso y navegación.

Google lleva en marcha varios proyectos con los que desplegar redes de fibra óptica en Estados Unidos y Europa, dando a los internautas acceso a Internet hasta 100 veces más rápido que la media de usuarios.

Para fundamentar los beneficios que la velocidad supone en la web, podemos señalar los ejemplos como Insideline, un website especializado en todo lo relacionado con el automóvil, que tras reducir su tiempo de carga de 9 segundos a 1,4, logró que sus ingresos por publicidad aumentaran un 3%, y sus páginas vistas se incrementasen un 17%. Shopzilla, website especializado en comparar precios que conecta a clientes y productos, tras pasar de 7 a 2 segundos, los ingresos subieron un 12% y sus páginas vistas aumentaron un 25%.

La conclusión es sencilla, al aumentar la velocidad de carga web, los usuarios se vuelven más comprometidos; y a mayor participación, mayor rendimiento de nuestra página.

Google, como líder de Internet y gran beneficiario de su mejora, apuesta por impulsar y liderar el cambio hacia una nueva etapa en la que la web sea algo instantáneo, de forma que cuando seleccionemos un link, el sitio cargue de forma inmediata o cuando accedemos a un vídeo, éste comience sin retraso.


  Referencia: www.thinkwithgoogle.com/quarterly/speed/the-google-gospel-of-speed-urs-hoelzle.html

Autor

Alvaro Martínez Guaita

Redactor de Desarrolloweb.com

Compartir