Pago por Post y ética

  • Por
El pago por post, o pago por escribir sobre un tema, es un método de ganar dinero especialmente diseñado para los bloggers, cuya ética se cuestiona.
El mundo de la publicidad no se detiene. Allí donde hay un nicho de mercado, surgen ideas para rentabilizarlo. En este caso vamos a hablar de la idea y ética del PAGO POR POST, un formato de publicidad que se ha creado especialmente para los bloggers, o editores de bolgs.

Como sabemos, un blog es una página personal (editada usualmente por una única persona) donde se suele hablar sobre un tema en concreto, ya sea afición del editor o área en la que se desenvuelve profesionalmente. En la práctica los bloggers pueden ser incluso empresas que publican informaciones en formato blog, es decir, por medio de posts o entradas del blog, páginas que se organizan una detrás de otra y se clasifican por etiquetas de subtemas que tratan.

Para completar la definición de blog, aunque que más o menos todos tenemos una idea, hay que decir que suelen ser páginas independientes de personas que en principio escriben de los temas que les interesan, ofreciendo a menudo una opinión o una experiencia personal. Debido a esta condición, los blogs suelen ser un sitio ideal para conocer más acerca de cualquier tema y obtener la visión personal de editores especializados en esa temática. Por ello, los blog se han convertido a menudo en lo que se llaman prescriptores de opinión, lugares donde se lanzan valoraciones que luego son tenidas en cuenta y ayudan a formar opinión en los lectores.

Esta condición de prescriptores de opinión de los bloggers es lo que trata de monetizar el sistema de pago por post. Se basa en hacer que los bloggers escriban sobre temas específicos, para dar su opinión y recibir a cambio una cantidad de dinero que pagan los anunciantes o propietarios de los productos o servicios que se comentan en los post.

Claro que es un formato de publicidad muy atractivo para los anunciantes, porque los post se ofrecen a los visitantes integrados en los propios contenidos del blog y esta es la mejor manera para que, lo que en realidad es publicidad, se perciba como un contenido de utilidad. Además, los post luego tienen enlaces a los productos de los anunciantes y si el lector se interesó mínimamente por el post, lo normal es que acceda al sitio web del anunciante para completar las informaciones y en último caso contratar o comprar aquello de lo que se hablaba. Otras ventajas son:
  • Notoriedad del producto del anunciante, porque se está hablando de él en páginas donde los usuarios confían en el editor y su independiencia.
  • Relevancia, porque consigue que se hable de lo que quiera que se anuncie en numerosos medios.
Pero la publicidad de pago por post puede ser tan despreciable como su efectividad, ya que se trata de una forma de adulterar los contenidos que ofrecen las páginas web. La manera de que un producto o servicio se da a conocer en Internet es a través de los usuarios de los mismos, que ofrecen sus opiniones o experiencias, ya estén satisfechos o no. El conocimiento de estos productos o servicios se realizaría de un modo natural, es decir, a medida que resulta interesante hablar de ello, se irían publicando naturalmente contenidos con revisiones en páginas web o blogs. Pero con el pago por post, lo que ocurre es que se falsea esta divulgación natural. De alguna manera se compra a los bloggers para que hablen de un determinado tema.

No se trata de juzgar si es o no ético hablar de un tema en concreto a cambio de dinero. Es algo que se hace habitualmente en los medios de comunicación. Por supuesto, muchas noticias de las que vemos en los informativos de televisión, en los que tanto confiamos, han sido compradas por anunciantes. Pero en este caso se cuestiona el tema del pago por post porque rompe de lleno en la filosofía del blog, nicho al que los que está dirigido.

Los blog inicialmente fueron concebidos para hablar de temas personales del interés de cada blogger, concepto que ha sido motivo de éxito de este tipo de páginas. Y no sólo éxito es lo que ha acarreado, sino también la confianza de los lectores. Si ahora se dedican a vender sus ideas u opiniones se podría perder todo el camino andado. Ganar la confianza de los usuarios es una tarea complicada que puede llevar años. Perderla puede ocurrir en un solo artículo mal planteado.

No obstante, hay que decir que cada uno es libre de hacer lo que quiera y todos debemos respetarlo. Desear una respuesta económica al trabajo realizado es razonable y perfectamente aceptable. Lo único que se debería solicitar a los blogger que deseen utilizar este formato para rentabilizar sus esfuerzos es que dejen claro qué artículos son independientes y cuáles han sido escritos como respuesta al pago de un anunciante.

Lo que está por ver es en qué medida las técnicas del pago por post pueden afectar no sólo a los blogger que los practiquen sino también a los blog que no acepten esta práctica. Pero este camino, sin duda, hay que recorrerlo, ya que no se puede evitar que el capitalismo y nuestra sociedad de consumo colonicen los medios o ediciones que causan éxito, a pesar que estos puedan haber nacido como alternativa a los medios tradicionales.

Autor

Miguel Angel Alvarez

Miguel es fundador de DesarrolloWeb.com y la plataforma de formación online EscuelaIT. Comenzó en el mundo del desarrollo web en el año 1997, transformando su hobby en su trabajo.

Compartir