Internet, algo malo para el cuerpo

Llegando el verano de 2001 en el hemisferio norte, analizamos y damos un bálsamo al estado actual de los negocios y empleo en Internet.
Llegan los días de vacaciones, aquí por Europa Occidental, y hay que alegrar un poco los ánimos, alicaídos desde la última parte del 2000, cuando se produjo en repentino acceso de racionalidad en el mundo de Internet.

Lo del título de la crónica, viene a cuento porque ayer no pude por menos que soltar una carcajada cuando leí una noticia publicaba la prensa española: el caso de un empleado informático que sufrió una agresión de su jefa, quien le dejó en el torso la clara muestra de sus dientes.

Para más concreción, El País publicaba la fotografía del agredido, con el bello rastro del bocado justo debajo de su pecho izquierdo.

Según la denuncia, la jefa quiso retener al empleado inmovilizándolo con los dientes. "No te vas de aquí porque yo soy quien manda y hago lo que quiero", fue el argumento de la empresaria para retener al muchacho, de 28 años y aspecto fornido.

¡Cómo está el empleo!

Bien. El comentario viene a cuento porque desde nuestras páginas hemos ofertado siempre bálsamo para los atribulados de la crisis de la nueva economía.

Ya advertíamos -cuando todo era optimismo- que había puntos oscuros, y cuando el péndulo osciló al otro lado seguimos pidiendo tranquilidad, que no es para tanto. Es cierto que ha habido crisis de empresas pero no crisis de Internet. Internet sigue avanzando.

Es cierto que las Recol, Teknoland, Equiality (por citar empresas del ámbito hispano) han ido al carajo; es cierto que la nueva economía se ha demostrado que nunca existió, pues las reglas de la economía eran las viejas; es cierto que han cerrado multitud de empresas pequeñas sin apoyo decidido de un grande de la banca o de otro sector solvente; es cierto que las acciones de Terra andan por la vigésima parte de lo que un día alcanzaron….

Pero es cierto que crece el uso de Internet en todo el mundo, y en concreto en el área hispanohablante. Latinoamérica será la región del mundo que experimentará un mayor aumento de los usuarios de Internet en los próximos tres años, señalaba un informe del Banco Santander Central Hispano y la consultora Accenture, difundido recientemente.

El estudio Latino@mérica On.Line afirmaba que el interés por Internet en la región es enorme y que el número de usuarios de la red (15 millones en 2000) tiene unas expectativas de crecimiento hasta 2003 superiores a las de cualquier otra región del mundo.

Se estimaba que el número de usuarios de Internet en el mundo será de 450 millones en 2003, de los cuales un 10 por ciento estará en Latinoamérica, donde el crecimiento alcanzará en ese periodo el 44 por ciento (muy por encima del 20 por ciento de aumento mundial)

Los datos por países avalan esa tendencia. En chile, por ejemplo los usuarios de Internet crecieron un 157 por ciento el año pasado respecto a 1999, al sumar cerca de 1,8 millones de personas conectadas a la red, según datos oficiales.

En España el crecimiento también es sostenido. Un total de 6.894.000 personas con más de 14 años utilizaron Internet en marzo de 2001, indica el último Estudio General de Medios (EGM).

Pero -volvamos a lo del mordisco- no sólo crece el volumen de usuarios, sino el comercio y sobre todo - y esto es interesante para los lectores- el empleo.

Es cierto que ha habido multitud de puestos de trabajo perdidos; que las grandes y pequeñas empresas de nuevas tecnologías no paran de dejar gente en la calle. Pero también es cierto que los cesados no pasan apenas unos días inactivos.

Un informe de la Actualidad Económica, relativo al empleo en Internet, destaca que en España el 24 por ciento de las demandas de profesionales cualificados es del ramo de las nuevas tecnologías.

Tal vez quienes peor recolocación tengan sean aquellos consultores que embarcaron a muchas gentes en empresas descabelladas o los trajeados ejecutivos que cambiaron de la banca a las puntocom en búsqueda de vida de lujo y stock options. Bueno; ni siquiera éstos porque los primeros son vendedores de aire y ya se habrán vendido bien a sí mismos y los segundos eran en muchos casos hijos de un papá que los puede recolocar en alguna institución pública o privada.

Ni a unos ni a otros los retendrán a mordiscos

Compartir

Comentarios

katia

27/8/2007
el internet tiene su parte buena como tambien su parte mala ejm hallar las tareas pero lo malo es que se envisien...***