El mercadeo de Internet prosigue, con cautelas.

T-Online, filial de Deutsche Telekom, se acaba de "merendar" al portal hispano Ya.com, por el que ha pagado 550 millones de euros. Jaztel, propietaria del portal vendido ha subido en el Nasdaq un 40 por ciento, desde que se vino anticipando la operación.

La subida de Jaztel bien pudiera deberse al gozo de los inversores que ven cómo en la operación de venta obtiene unos 400 millones de euros de beneficios, cifra que dedicará la empresa a otras inversiones en nuevas tecnologías, pero tal vez con mayor garantía de solvencia. T-Online ha hecho la operación para entrar en el mercado hispano, por lo que también se ha recibido bien, pero con muchísima menos alegría.

Parece que están pasando los tiempos "locos" en los que se valoraba una compañía de Internet en función inversamente proporcional a sus resultados. A más pérdidas –se suponía ciegamente- mayores garantías de futuro. Se daba por contado que las pérdidas equivalían a niveles de inversión para posicionarse en la cabeza del mercado.

De hecho a la gente le sigue llamando la atención que un portal como Ya.com haya sido vendido en una cifra que equivale a los ingresos de la compañía para todo el año multiplicados por sesenta.

Es muy difícil valorar una empresa en Internet. En esta tarea, se están utilizando básicamente baremos que se basan en el volumen de usuarios, suscriptores o clientes.

Durante todo el año 2000 se ha venido apagando la fiebre especulativa en torno al mercado de Internet, y –como señalan algunos medios, empieza a verse gente nerviosa ante la falta de rentabilidad empresarial de unas compañías con altísimo valor en bolsa.

Precisamente el diario económico Expansión señalaba que Amazon, la librería digital, está viviendo momentos duros, con mínimos en sus cotizaciones, las más bajas desde 1998. El crecimiento se ralentiza –surgen nuevos competidores- y las pérdidas crecen. En España el caso de Terra presenta una facturación de 80 millones de euros en el primer semestre y 165 millones –más del doble- de pérdidas…

Todo esto lleva a la conclusión de que el optimismo sobre las acciones del mercado de Internet cae. Han caído las cotizaciones y los inversores empiezan a ver con una razonable precaución todo tipo de operaciones.

A medio plazo se comprobará que las mejores rentabilidades se obtendrán en pequeñas empresas, de corta estructura y buen contenido sectorial. El problema –el eterno problema- es el de los contenidos. No hace falta más que asomarse a uno de esos portales y ver sus secciones: mucho color, mucha apariencia, pero poco dentro…y además todo muy insípido.

El lector puede comparar el apartado de viajes de MSN o Ya.com (contenidos de gran factoría) con guiarte.com (de factura artesanal). Verá que a medio plazo este último, absolutamente artesanal y lleno de sabor y contenido, se irá situando en el mercado, ocupando un nicho de calidad, frente a esos insulsos supermercados. …Y esto va a ocurrir en muchos otros sectores.

Compartir

Comentarios

mª carmen juncal del rio

08/5/2005
deseo informacion sobre productos internet,concretamente tarifa plana con jazztel.