A propósito de la fusión de Time Warner y AOL

Las Rozas(Madrid) 16 de enero de 2000

Inicio aquí una colaboración regular para Desarrolloweb.com, y el objetivo de la misma es hacer un comentario, ligero, relajado, a veces un poco irónico, sobre el mundo de las nuevas tecnologías y la comunicación.

No es mi deseo ni mi esperanza convertir esta palestra en un púlpito desde el que impartir verdades técnicas y profetizar sobre un futuro que –humildemente- confieso que desconozco. Más bien se trata de una reflexión sobre los aconteceres que se suceden en nuestro mundo cambiante, con una mirada enfocada de manera preferente hacia un tema del que sé algo: el periodismo.

Ya en el siglo V a.C. Heráclito proclamaba que la única realidad era el cambio, un cambio que –curiosamente- daba lugar a la existencia de un universo equilibrado.

Para el filósofo de Éfeso, el cambio se sintetizaba en la naturaleza, en el fuego, elemento creador o destructor. Pero el habitante del año 2000 percibe el cambio en relación a la tecnología, una tecnología que poluciona el territorio y subvierte los esquemas tradicionales, ideológicos y económicos.

En “Vendedores de imagen”, libro editado por Paidós en 1997, comentaba un tema que viene a cuento: “ ...en el verano de 1995 nos sorprendió la fusión de Time Warner y Turner Communications Corporation, dando lugar al grupo de comunicación más potente del mundo, con 118.700 millones de dólares de volumen de negocio. Bajo su mando quedan la Warner Bros. en materia de cine; Time, People y Fortune, en edición de prensa; Warner Bros. y Time Life Inc., en libros; Warner Music Grup, en música, y CNN, TNT, Cartoon Network, HBO, Warner Bros. TV, en el sector de televisión. Pero el fenómeno de concentración y multinacionalización también afecta a Europa, Australia y Japón. Obsérvese la confluencia de comunicación, ocio y diversión, así como los sectores de impresión gráfica con todo el audiovisual...”

La semana pasada nos deslumbró el descubrimiento de la siguiente etapa: America Online y Time Warner avanzaron en ese camino, fusionando información y ocio con Internet. Ambas empresas decidieron crear un grupo empresarial cuyo valor en bolsa supera los 350.000 millones de dólares, e inauguran una nueva época.

La nueva empresa –surgida de la mayor fusión de la historia- ofrecerá libros, prensa, televisión, cine, música, acceso a Internet, comercio electrónico.... Comunicación, industria del ocio y nuevas tecnologías se unen para diseñar una oferta amplísima y posicionarse ventajosamente para dominar los ámbitos económicos del tercer milenio.

Nacido hace medio siglo; educado en otro ambiente técnico; impregnado de una ética distrinta; hechos como la fusión de AOL y Time Warner, me hacen percibir la propia nada del ser humano tan vivamente como barbaridades ecológicas como la del Erika o conflictos como los de Chechenia o los Balcanes.

A medida que el capital se agiganta, también se empequeñece el valor del hombre. Volveremos más veces sobre este tema.

Compartir