SVG Contra Todos (y Contra Todo Pronóstico)

El formato de gráficos vectoriales escalables fermenta a la sombra de Flash, y ahora, bajo el alarmante Sparkle de Microsoft. Sin embargo, sigue contando con grupos de apoyo...
Volvamos atrás en el tiempo. SVG es un formato gráfico, actualmente dependiente de plugins tanto en Internet Explorer como en Opera y Mozilla (este último trabaja extensivamente en un proyecto integrador), que permite interactividad, multimedia y animación y el uso de JavaScript, CSS y texto; es un estándar recomendado por W3C ampliamente ignorado por la comunidad, aunque cuenta con muchísimas ventajas que han sido descartadas en nuestro mundo digital. (No así en el underground weberiano, donde cuenta con ciertos apoyos.) SVG, a diferencia de SWF-Flash, es libre. Flash, a diferencia de SVG, es propietario. Actualmente se da por sentado que Flash es Dios o el Demonio, y como Ellos dos, está en todos lados haciendo de las suyas: para bien y para mal.

En este momento debo rectificar una afirmación: Flash no devoró a SVG debido a que éste nunca ha prosperado -le deseamos toda la suerte del mundo, desde luego-. Ahora bien, ¿alguien se comerá a Flash? Usualmente se ha dado por sentado que no, pero la vibrante noticia de que Microsoft trabaja en un nuevo sistema de gráficos y desarrollo, Sparkle-FlashKiller, para su nuevo sistema operativo Longhorn, puede hacernos cambiar de idea. En un futuro no muy lejano seremos testigos del conflicto vectorial cuyo campo de batalla será Internet. SVG, como Suiza, asume un papel neutral.

En mitad de la futura guerra de guerrillas de Microsoft y Macromedia nosotros podemos investigar y trabajar un poco con un exótico, divertido y curioso formato: SVG. ¿Por qué no? Entre conectores propietarios hay un rincón hogareño para los escalables.

En la Red -y en idioma inglés- existen unos pocos sitios para adquirir nociones básicas de SVG. Incluso podemos dibujar escribiendo. Sí, podemos dibujar un círculo escribiendo las fórmulas que le dan forma. ¿Suena mal? En ese caso echemos mano de un producto de software libre, gratuito, extensible, mutable y, en fin, casi todo lo que uno quiera: Sodipodi -www.sodipodi.com-.

Sodipodi emplea SVG como formato nativo, y exporta a éste y a png. Se trata de un completo y cómodo programa de ilustración vectorial con capacidad para embeber imágenes de mapa de bits. Contiene las herramientas naturales de un programa vectorial y, aunque existe una versión Windows, se le conoce popularmente como el Illustrator para Linux. Sodipodi dispone de una extensa capacidad de control de dibujo: trazado mediante línea caligráfica, curvas Bézier, círculos, formas cuadrangulares, rellenos, transparencias, degradados, degradados de transparencia, eficiente fijación de colores, independencia de control de rellenos y bordeado, alineación de contenido, formato de texto, reflejo multi-direccional, y muchas otras opciones suficientes para optimizar y garantizar una cómoda experiencia de ilustración para Internet. De momento sufre algunas fallas: una pequeña inestabilidad para Windows o la incapacidad de editar el código fuente del documento SVG, por poner dos ejemplos, además de la imposibilidad de definir tamaños con el píxel como unidad de medida (un error incomprensible para éste y para cualquier otro programa gráfico cuyo destino preferente sea la Red).

SVGFactory -www.svgfactory.com-, por otra parte, es una idea notable de sus fabricantes. Se trata de una cómoda y sencilla aplicación que se ha diseñado en origen para vender su código a desarrolladores de programas gráficos, de forma que puedan exportar a SVG directamente sin dedicar esfuerzos a generar "convertidores". En todo caso, es gratis para el usuario y cuenta con la función de transformar imágenes de mapa de bits en archivos SVG mediante copiar y pegar o la función de menú "convertir archivo en SVG/SVGZ" (la segunda extensión se aplica a los archivos comprimidos). No obstante, lo mejor de todo es que el dibujante puede usar su programa predilecto para trazar sus ilustraciones, exportar a wmf, y convertir éste a SVG con Factory; puesto que wmf es igualmente vectorial, el archivo final conserva la definición matemática, es decir, es un documento vectorial escalable en toda regla: no importa el aumento de tamaño, la calidad es siempre óptima. ¿Ventajas? ¡Todas! Por poner un ejemplo, las ilustraciones vectoriales pueden emplearse como los llamados "símbolos" de Flash: el archivo se descarga una vez pero puede utilizarse en varios puntos de nuestro sitio web, incluso cambiando el tamaño y los colores mediante código. Conserva la calidad y es adaptable. Además, el peso es reducido: Una sofisticada ilustración a pantalla completa puede pesar 5Kb sin dramas. Aquí puedes ver un ejemplo. (La ilustración de origen fue generada mediante ZonerDraw 4 y convertida a SVG con Factory, el perfecto complemento de Sodipodi.)

De esta forma damos nuestros primeros pasos alternativos en el mundo de la ilustración vectorial con formato libre. Sin duda que en poco tiempo disfrutaremos también de poderosos programas de animación SVG. ¿Apuestas?

Posdata: Como ya dije, actualmente SVG requiere el uso de plugins. Adobe ha publicado la versión pre-alpha del Visor 6, perfectamente compatible con el navegador Mozilla. Recordamos que la 3 provocaba el colapso de la aplicación.

Autor

Gck

Compartir

Comentarios

Damian Zulcovsky

01/3/2008
Quiero aclarar que el Viewer de Adobe es para IE ya que Mozilla Firefox como Opera soportan en forma nativa SVG. Saludos

rafa

21/5/2009
Solo las gracias
Muchas gracias por la información, no sabía nada sobre SVG.

fgrrwplwsw

03/12/2014
sulweoj qhtvgkd
niqureftbsspmmpxfc, <a href="http://www.hbhvvhtlmz.com/">lfilbwnfqy</a> , [url=http://www.lcfateedsm.com/]osyauwxehi[/url], http://www.ffuafrtjux.com/ lfilbwnfqy