La Perversidad de no Ganar Dinero

Hay gente que piensa que, dado que el software libre no se hace para ganar dinero, es un producto sin futuro, una utopía o sueño de románticos. Puede que estén equivocados.
Una forma de aprender tan buena como cualquier otra es dar vueltas y más vueltas y observar con voracidad lo que otros hacen, opinan y proyectan. Conócete a ti mismo, como reza la famosa máxima. Y conoce a tu enemigo. Además, últimamente he descubierto en qué medida puede ser revelador echar un vistazo a esos portales de ciber-noticias que incluyen estructura foral, de forma que el lector también es activo y participante; más aún, con frecuencia el usuario final es quien con la mejor ironía aporta el punto de vista más interesante o el dato más esclarecedor. Bonita paradoja. La cual, además, puede llevarse al extremo. Es posible que el artículo en cuestión no tenga el menor interés, y que el navegante incluya un comentario que ni siquiera guarda mucha relación con el tema tratado, pero añade un cierto juego.

Verán, hace unos días leí la noticia de que Microsoft se dispone a tomar la iniciativa en España de la venta on line de piezas musicales con la ayuda del grupo Tiscali. Existe un flamante precedente: el éxito logrado por Apple con i- Tunes. La noticia incluía un dato fundamental: Microsoft va a usar su Windows Media Player como gestor de medios, digámoslo así. Yo respondí que la idea de Microsoft es buena, pero quizás no resulte del todo viable o, cuanto menos, es posible que observe en su camino más obstáculos de los previstos en un primer momento. A fin de cuentas, la Unión Europea, promovida por ProComp -de ProCompetencia, un grupo de grandes empresas del ramo informático enfrentadas a la compañía de Bill Gates, como Sun, Corel, AOL, etc-, acusa a Microsoft de abusar de su posición dominante en el mercado y le obliga a, o bien eliminar Media Player del sistema operativo como aplicación estándar, o bien incluir software multimedia de terceras partes. La multa, a propósito, es notable: varios cientos de miles de millones de pesetas.

Entonces alguien respondió que no confiaba en los proyectos Open Source. Es evidente que no guarda ninguna relación con el tema de Media Player, y el autor del comentario no hizo esfuerzo por conectar ambos asuntos, pero da igual. Open Source es algo sobre lo que siempre resulta divertido debatir.

El navegante opinaba que OpenSource, por cuanto no crea empleo -¿?-, no es más que un sueño de románticos -románticos programadores sin vida personal aparente, según dijo-. No entraré a discutir flecos y tópicos, pero antes de ir al meollo quisiera hacer una pequeña distinción básica y bastante evidente. Un programa de fuente abierta no pertenece necesariamente al dominio público; tan sólo es una garantía de seguridad para el usuario. Para que además de abierta, la fuente sea libre y modificable, debe atenerse a licencias como por ejemplo la famosa GPL. Es decir, técnicamente es posible que un programa de software muestre su fuente y además sea propietario.

Ahora cabe hacerse la siguiente pregunta: ¿merece la pena GNU? Ey, si no crea riqueza financiera, seamos serios. Éste es un argumento muy común. Pero si se trata de aplicar argumentos a situaciones simétricas, digamos también que las ONG's son una pérdida de tiempo. Al fin y al cabo crean poco empleo y no generan dinero, tan sólo filtran las aportaciones de sus miembros y otros ciudadanos y lo destinan a 'obras de caridad'. ¿Alguien diría por ello que las ONGs no merecen la pena? Lo dudo. De hecho nunca he oído a nadie hablar en este sentido, porque sencillamente el motor de este tipo de organizaciones no es el desarrollo financiero de sí mismas. Su motor es otro. Hacer las cosas bien por el interés de que las cosas estén bien hechas. No es ningún juego semántico. Es la verdad.

¿Quién espera que GNU haga dinero? ¿Acaso es una empresa? Exacto, no es una compañía de inversiones, sino una comunidad de usuarios insatisfechos que desean aportar su creatividad a nuevas formas de entender la tecnología. Lo que prima, en consecuencia, es el impacto social. Formulemos una pregunta: ¿en qué medida beneficia el software libre a compañías medias sin demasiados recursos para la implementación informática, o mejor aún, a los gobiernos de todo el mundo, en especial a aquellos menos aventajados? Pongamos por caso el ejemplo clásico de Linux: su reducido precio permite que una administración incremente los recursos destinados a otros sectores -educación, servicios sociales genéricos, alimentación de sus ciudadanos: no es demagogia, miren más al sur-, gracias al escaso gasto en software básico -sistema operativo- o en aplicaciones de uso cotidiano -ofimática, por ejemplo-.

En fin, no es una perversión aportar algo al mundo y no ganar dinero con ello. Podría hablar de compañías que gestionan comercialmente distintas distribuciones de Linux, pero no hace falta. El beneficio con que el software libre contribuye a la comunidad es tan amplio que resulta suficientemente elocuente por sí mismo. No se precisan más argumentos.

Autor

Gck

Compartir

Comentarios

EL LOLO

21/3/2004
Primero quiero felicitarte. además quisiera comentarte que tengo envídia sana, ya que se ve que sabes de lo que hablas y lo más importante de todo, das tu opinión que casualmente es la de mucha gente. Gracias por ayudarnos a crecer.. intelectualmente... ;)

Chema

16/4/2004
Es curioso, siempre que se habla de GNU nos acordamos de ONG's y situaciones desfavorables. Llevo en el dessarrolo de SW mas de 10 años. Y de momento aunque he contribuido en algo al SW libre, en los bares no me invitan a las cervezas. Es por ello que de momento no he descartado el Sw comercial. Saludos.

Alberto

14/9/2005
Al hilo del tema, ¿qué os parece pagar un canon por el alquiler de un libro en una biblioteca?
dicho de otro modo, ¿qué le parece a un autor que sus lectores en lugar de comprar su libro lo cogen prestado gratis?
¿Acaso los libros no son un bien cultural?
Yo no tengo muy claro ningún extremo...