Falta de confianza en Internet

  • Por
Historias sobre la falta de confianza en la Red, de la que los mayores responsables somos los administradores, desarrolladores y planificadores de los sitios web.
Sabemos que Internet está todavía en fase de desarrollo, por muchos servicios y utilidades que nos puedan resultar interesantes. Suponemos que en el futuro descenderán los precios de las telecomunicaciones y las líneas de alta velocidad serán mucho más habituales y más rápidas. Esto hace imaginarse un futuro, sin duda, muy halagüeño, aunque no debemos quedarnos esperando sin más, es preferible que utilicemos Internet, ya mismo, como una herramienta válida y potente en su campo, responsable y de confianza.

La motivación de escribir estas líneas es la detección de una falta de confianza descarada entre las personas que no utilizan Internet cada día, o por lo menos que no lo utilizan como herramienta de trabajo. Me limitaré a describir los hechos que me hacen pensar así, que podremos observar en el trato con las personas y de los cuales los desarrolladores de la web y los directores de proyectos tenemos la mayor responsabilidad.

Vivencias de un día cualquiera

Al descargar el correo encuentro más de 200 mensajes. No es que todo el correo que recibo me interese, pues tan solo 30 de esos mensajes han sido solicitados previamente, el resto son correo basura (spam) o virus. No se si alegrarme o disgustarme por recibir tanto correo basura. Me alegra no tener que leer 200 mensajes cada día, pues acabaría la jornada sin poder atender toda mi correspondencia, pero me disgusta tener que pasar todos los días 30 minutos para descargar el correo y seleccionar los mensajes que van directamente a la papelera.

Yo soy un usuario muy sufrido y con muy buena voluntad para lo que se refiere a las nuevas tecnologías, pero aun así me pregunto si esta situación puede seguir de esta manera durante mucho tiempo. Supongo que llegado a un momento de acoso tal por los correos acabaré por cerrar las direcciones más masacradas por los spamers. De todos modos, cualquier usuario menos dependiente de sus buzones no consentiría que ocurriese esto. El correo electrónico no funciona tal y como debería y mis impresiones sobre los avances de tal sistema decaen cada vez más.

Más tarde, estoy haciendo unas gestiones en el banco, pues aun tenemos que ir a la ventanilla de nuestra sucursal para llevar las cuentas al día. Más bien me encuentro en la cola esperando mi turno. Tiempo libre para pensar o dedicar unos minutos a la abstracción, como cada cual prefiera. Pero ¿Qué están diciendo por aquí? Por lo visto, la chica de delante de mí ha tenido que dirigirse a la ventanilla a realizar un transferencia que solía realizar a través de Internet, que hoy no funciona.

El comentario que me ha rescatado de mis profundos pensamientos de lunes es el siguiente "Es que ya se sabe con Internet... unos días funciona y otros no". A lo que contesta la mujer de la ventanilla "Si, hija, estos avances son muy bonitos, pero no podemos fiarnos de que funcionen debidamente, es que Internet tiene esas cosas...". No puedo evitarlo!, tengo que intervenir, para mostrar mi confianza en Internet y tratar de infundirla en los demás. Por ello me meto en su conversación diciendo: "Oigan, Internet si que funciona. Si la página de su banco no da respuesta es culpa del banco, no de Internet en general.".

Es que, para mi, echarle la culpa a Internet de que la página del banco no funcione o que vaya lenta, es como echarle la culpa a las líneas de teléfono tradicional de que, al llamar a cualquier sitio de asistencia telefónica, se ponga una música y una vocecita con el mensaje "Todos nuestros operarios se encuentran ocupados, permanezca a la espera". Si hay que esperar mucho es que habrá muy pocos operadores disponibles, o bien que el sistema de gestión de donde estamos llamando es muy malo o muy lento. Igualmente, si la página del banco no funciona es que tendrán unos servidores muy malos o un desarrollo de software muy deficiente.

Más tarde me dirijo a donde compro el periódico y el pan todos los días. Ya me conocen y saben que trabajo en Internet, así que descargan sus dudas contra mi. "Ayer accedía a una página de venta a través de Internet y encontré anuncios de chichas desnudas en las páginas ¿Por qué anuncian porno o páginas de contactos cuando yo sólo quería hacer una compra seria?". Pues la respuesta es fácil: el mercado está tan roto y es tan difícil sacar provecho a tantos y tantos negocios en Internet que los administradores de los mismos deben vender al diablo el alma de sus sitios web y hacer todo lo que esté en sus manos para sacar, aunque sea unos pocos, céntimos de euro cada mes. Céntimos que serán necesarios para darle algún sentido, aunque sea mínimo, a sus actividades.

A mi también me molesta que todos, absolutamente todos!!, los sitios muestren los mismos anuncios. Las mismas ventanas nos atacan cada día ofreciendo los mismos servicios, ventanas por arriba, por abajo, que parpadean, que se mueven: que agobio!. Todo, cuando lo único que pretendía hacer es comprar un billete de avión o un nuevo ratón inalámbrico. En definitiva, para que los sitios obtengan unas ridículas cantidades por publicidad, han tenido que molestar a cientos de miles de personas. ¿Es que todos somos considerados como mirones? ¿Es que nadie entra en las tiendas para comprar o en los periódicos para leer?

La situación continúa, no crean que acaba aquí. Ahora estoy viendo las noticias de una cadena de televisión española. En estos días, que estamos más de medio mundo pendientes de lo que pasa en Irak y así se ha podido comprobar por las manifestaciones de los ciudadanos de todos los países desarrollados, lo lógico era dedicar medio informativo a las muestras de apoyo ofrecidas a Irak y al desarrollo de los acontecimientos de guerra. Pues lejos de ello, le dedican 5 minutitos y luego a poner noticias de relleno, todo sea no hablar de un tema que no interesa al gobierno de la nación. ¿Y de qué hablamos? Pues de los timos en Internet, de que va a ser! Pues si, se han tirado tanto tiempo hablando de este tema como de la inminente guerra. ¿Es que es tan importante que la gente se vea embaucada en un pequeño timo como que millones de civiles inocentes de un país vayan a ser atacados por culpa de las ansias de petróleo? Parece que para determinados medios de información sí que lo es.

Después de todo. Hay que ser idiota o muy poco espabilado para hacer caso a los mensajes que llegan todos los días a nuestros buzones con el reclamo "Hágase millonario en dos días y sin moverse de la silla de su casa!"

Hay muchas historias para contar en este espacio, pero pocas ganas de recordarlas. Seguro que muchos de vosotros me entendéis, pues estáis sensibilizados también por este tema y tenéis vuestras propias historias y opiniones que contar. Después de todo, en este medio dedicado a los webmasters, hay una gran concentración de sufridores de la decadencia del mercado publicitario, de la contratación de trabajos a profesionales que no dan la talla, de la administración inadecuada de los negocios en Internet y la falta de un plan de viabilidad diseñado correctamente. Sufridores, en definitiva, de la falta de confianza en Internet en general de empresas y particulares.

Mejorará en el futuro?

Todo ello hace esperar que el estado de la Red en general evolucionará con la modernización de las telecomunicaciones, pero, ¿por qué ahora no hacemos un uso responsable y una promoción adecuada? Internet está en paños menores, pues no la saquemos a pasear y a enseñar sus vergüenzas: utilicemos la Red de forma que todos nos podamos beneficiar de sus ventajas sin tener que sacar el hacha de batalla.

El esfuerzo para mejorar lo tendremos que hacer todos. Empezando por los gobiernos, legislando correctamente y atendiendo a las demandas del mercado y las necesidades de los usuarios. Continuando por los administradores de los negocios, haciendo que sus planes sean viables sin necesidad de hacer la vida imposible a sus clientes potenciales. Acabando por los profesionales de Internet, que debemos hacer trabajos de calidad y ajustados a nuestras capacidades.

Antes se hablaba de que la falta de visión, de estrategia y de medios para llevar a cabo los objetivos, podrían hacer fracasar nuestros negocios en la Red. Ahora pienso que la falta de responsabilidad de todos los colectivos que desarrollan la mayoría de los negocios en la Red pueden hacer fracasar, no sólo sus proyectos, sino la misma esencia de Internet y las nuevas tecnologías de comunicación.

Autor

Miguel Angel Alvarez

Miguel es fundador de DesarrolloWeb.com y la plataforma de formación online EscuelaIT. Comenzó en el mundo del desarrollo web en el año 1997, transformando su hobby en su trabajo.

Compartir

Comentarios

Fricky

18/4/2007
hay varios internautas que ya se están agrupando aquí:

http://reclamaciones.wordpress.com/

ánimo y suerte!