Pelea por el control de Internet

  • Por
Las diferencias entre países dificultan el acuerdo sobre un posible tratado mundial que renueve la normativa de telecomunicaciones.
13/12/2012 - Pese a la discrección con la que desde algunos sectores se ha pretendido llevar a cabo el actual encuentro en Dubai de la conferencia amparada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, las posturas encontradas de algunos de los paises participantes y el esfuerzo de compañías como Google por denunciar la falta de transparencia han provocado la llegada de información sobre las negociaciones del nuevo tratado mundial de las telecomunicacionesm WCIT2012.

Rusia y China han liderado un grupo de países formado por Argelia, Bahréin, Irak, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Sudán, dispuestos a convertir este encuentro en una oportunidad para cercenar la autonomía con la que la red de redes fue configurada inicialmente, mediante la creación de un contrapeso a ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers) que actualmente gestiona la asignación de dominios y sobre la que Estados Unidos tiene actualmente el control.

El argumento usado para fundamentar las pretensiones de esta coalición de países y dirigidas a permitir un Internet más cerrado es la de combatir la delincuencia cibernética y la protección de las redes como puntos estratégicos de seguridad. Pese a que hay varias medidas "polémicas" uno de los principales puntos de diferencia es la petición de conceder a los países miembros de la UIT el derecho a repartir, atribuir o retirar las direcciones IP y nombres de dominio registrados en su territorio.
 
Frente a este primer grupo encabezado por Rusia y China, existe otro formado por Estados Unidos, Europa Australia y Canadá (entre otros paises) que han centrado su posición en defender el status quo no aumentando en exceso la intervención en la regulación de Internet, y por tanto limitando el alcance del nuevo tratado ya que a su juicio la red de redes ha logrado los mejores resultados con una interferencia menor de los Estados.

No obstante lo anterior lo que parece claro es que de alcanzarse el acuerdo, éste implicará el incremento (mayor o menor) del control gubernamental sobre Internet. La conferencia de 12 días finalizará el próximo viernes y aunque previsiblemente se pueda acceder a más información, sus resultados definitivos no se conocerán hasta una fecha sin determinar.