Una nueva Internet

  • Por
Expertos en seguridad informática señalan la necesidad de crear una nueva Internet
16/03/2009 - 20 años atrás, un estudiante universitario puso a Internet de rodillas con un simple programa que saltaba de ordenador en ordenador a una velocidad deslumbrante, llegando a bloquear la red en solo unas pocas horas. Desde entonces las cosas han empeorado lo suficiente como para exista la creciente idea entre los ingenieros y los expertos en seguridad de que la mejor solución es volver a empezar de nuevo.

¿Necesitamos una nueva Internet? ¿Como debería ser? esta y otras cuestiones sobre la nueva Internet son debatidas actualmente, entre las distintas posibilidades  crear una red cerrada donde los usuarios deban renunciar a su anonimato y a ciertas libertades a cambio de seguridad.

"A menos que nos replanteemos la actual Internet", comenta Nick McKeown ingeniero de la Universidad de Stanford en California involucrado en la construcción de una nueva Internet, "simplemente hay que esperar que lleguen a una serie de catástrofes públicas.

Este extremo se pudo constatar a finales del año pasado, cuando un programa apareció después de sortear las mejores ciberdefensas del mundo. Conocido como Conficker, este virus logro infectar más de 12 millones de ordenadores devastando todo a su paso, desde el sistema informático de un quirófano en Inglaterra hasta las redes informáticas del ejército francés.

Desde entonces Conficker ha mutado varias veces extendiendo sus efectos maliciosos por todo el mundo y demostrando que Internet continúa siendo muy vulnerable frente a un ataque coordinado.

Los diseñadores originales de Internet nunca previeron que un día la Red académica y militar red que habían creado soportaría todas las comunicaciones y el comercio del mundo.

A pesar de existir una próspera industria de seguridad informática mundial que alcanzará extraordinarios ingresos, o de que en 2002 el propio Microsoft, el mayor fabricante mundial de software, empezase a realizar un esfuerzo por mejorar la seguridad de sus programas, la seguridad en Internet sigue deteriorándose.

Hasta las redes militares, supuestamente seguras, han demostrado ser vulnerables, el pasado mes de noviembre, el mando militar de EE UU a cargo de las guerras de Irak y Afganistán descubrió que sus redes informáticas habían sido infectadas con programas que podrían haber permitido un ataque de espionaje devastador.

Esta es la razón por la cual científicos armados con dólares federales para investigación y que trabajan en colaboración con el sector están intentando descifrar cuál es la mejor manera de volver a empezar. En Stanford, donde se diseñaron los protocolos de software para la Internet original, los investigadores están creando un sistema que haga posible deslizar una red más avanzada bajo la Internet actual. A finales de verano empezará a funcionar en ocho universidades.

La idea es construir una nueva Internet mucho más segura y capaz de soportar una nueva generación de aplicaciones de Internet todavía no inventadas.

El proyecto Clean Slate de Stanford no aspira a solucionar las principales cuestiones de seguridad en Internet sino a proporcionar a los diseñadores de equipos y programas informáticos una serie de herramientas para hacer de las características de seguridad una parte más integral de la red.

Una nueva Internet más segura implicará, seguramente, que debamos renunciar a las importantes cuotas del anonimato y privacidad que ofrece la actual red.