Más problemas para Google

  • Por
La llegada de la "búsqueda social" bajo investigación por un posible abuso de posición
16/01/2012 - Tal y como señalábamos que podía pasar, en un artículo publicado el pasado viernes, las autoridades antimonopolio norteamericanas amplían su investigación sobre Google.

Tras la mejora de los resultados ofrecidos en Google a las publicaciones llevadas a cabo en su red social y la consiguiente recomendación de apertura de una cuenta en la compañía líder de Internet, Twitter mostró su malestar por el perjuicio que sufría como plataforma de comunicación que de forma natural había ganado relevancia en los últimos años.

Pese a que esta novedad, de momento solo disponible en la versión en inglés de Google, podía ser desactivada lo cierto es que el buscador la ha venido implementando por defecto logrando, como no podía ser de otra manera, un importante impacto entre sus usuarios.

Tras la reacción de Twitter y la aparente sorpresa de Google, la compañía propietaria del buscador tendió la mano a un posible acuerdo que retomara total o parcialmente la colaboración que en su día mantuvo con la plataforma de microblogging, sabedora que sus movimientos podían llegar a ser interpretados como un acto de abuso de su posición dominante.

Pese a que la figura del monopolio "natural" o liderazgo de un mercado es una posibilidad ajustada a derecho, lo cierto es que las empresas como Google que están en esta situación deben llevar ciertas cautelas para no incurrir con sus actos en prácticas contra la libre competencia.

Ante la presión de la competencia de Google, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos ha decidido ampliar la investigación que actualmente lleva en marcha sobre la posible manipulación de sus resultados de búsqueda a productos como Google+.

Con esta ampliación de la investigación, los resultados de la misma y la imposición o no de multas multimillonarias se retrasan a una fecha sin determinar.

En otro orden de cosas esta noticia coincide en un momento en que la posición de Google contra la ley SOPA ha provocado una fuerte reacción por parte del magnate de la comunicación Rupert Murdoch, acusando a la compañía líder de Internet de ser el líder de la piratería y responsable del cambio de parecer de la Casa Blanca respecto al proyecto de ley Stop Online Piracy Act (SOPA).