Europa hiere de muerte al tratado antipiratería ACTA

  • Por
El Acuerdo Comercial Anti-Falsificación es rechazado definitivamente en la Unión Europea en un movimiento que supone un importante inconveniente para su entrada en vigor como tratado internacional.
26/12/2012 - Europa acaba de llevar adelante un significativo movimiento que podría suponer un obstaculo insalvable para la aprobación del tratado antipiratería ACTA.

Tras el rechazo inicial del Parlamento Europeo en julio de este mismo año, la Comisión Europea, a través de su comisario de Comercio (Karel De Gucht) siguió adelante con una consulta ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea al objeto de recibir la pertinente aclararación sobre la compatibilidad o no del ACTA con Tratados europeos como la Carta europea de Derechos Fundamentales.

Mientras se producía la oportuna resolución judicial, De Gucht decidió retomar los contactos con los socios internacionales para ver el modo de avanzar en la protección intelectual de los derechos de autor dentro del Derecho internacional. No obstante, finalmente la Comisión Europea ha rechazado el acuerdo sumandose a la corriente de rechazo iniciada por el Parlamento Europeo.

La falta de un proceso de negociación transparente así como la presión social impulsada por las críticas de internautas sobre las medidas por la norma como la criminalización de bloggers que usarán imágenes con copyright en sus post, llevo a un importante rechazo por la comunidad de usuarios y profesionales de Internet.

Este movimiento de rechazo por parte de Europa supone un importante traspié para los impulsores de la norma antiparetería ya que para su entrada en vigor, el acuerdo ACTA necesita ser ratificado por al menos seis de las partes que lo han negociado y con la retiradada de los 27 miembros de la Unión Europea solo quedan 8 países con capacidad para darle valor como tratado internacional.

De momento solo Japón ha asegurado la ratificación del Acuerdo Comercial Anti-Falsificación ACTA, mientras que ni siquiera Estados Unidos, hasta la fecha principal impulsor junto al país del sol naciente, ha dado los pasos necesarios para la aprobación.