El efecto Megaupload

  • Por
Las autoridades norteamericanas pegan duro para dejar claro el mensaje a otras plataformas.
24/01/2012 - Creo que era en la película Ajuste de cuentas (si, yo también veo este tipo de películas) en la que para recuperar una bolsa llena de dinero deciden darle una paliza al tipo más duro de la ciudad con la idea de que al verlo los demás, se podrá recuperar rápidamente el dinero perdido. Este argumento me parece que sirve para describir bastante bien lo sucedido en los últimos días con Megaupload.

El cierre de la considerada como la plataforma de intercambios de archivos más importantes en todo el mundo con cerca de 150 millones de usuarios registrados y situada hasta hace bien poco entre las 100 páginas más vistas en Internet, así como la detención de sus principales responsables a los que se les imputan cargos de piratería en Internet y blanqueo de dinero por los que, según algunos medios, pueden ser condenados a una pena máxima de 50 años de cárcel, ha disparado todas las alarmas en otras plataformas de descarga directa.

En este último sentido, el efecto Megaupload está provocando una reacción de pánico en servicios como Filesonic, FileServe, DownUpload o Uploaded.to, entre otros, que se han apresurado a limitar las posibilidades de compartir y descargar archivos en sus servicios, restringiendo el acceso a los propios de cada usuario.

Pese a todo, otro de los grandes, RapidShare, sigue manteniendo intacta su funcionalidad aunque tratando de desmarcarse del modelo seguido por Megaupolad. No obstante hay quien señala que RapidShare será la próxima en caer.

El efecto Megaupload ha provocado además un incremento del número de usuarios que acceden a aquellas plataformas como Netflix que no tienen problemas legales. No en vano, sea casual o no la coincidencia, Netflix ha iniciado recientemente una nueva fase de expansión en Europa, que tras la llegada a Reino Unidos supondrá la próxima implantación en países como España (desde el último cuarto del pasado 2011 llegó a varios países de América Latina como Brasil, Chile, Colombia, México, Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile y Bolivia).

Por último señalar que como respuesta al cierre de Megaupolad, el grupo Anonymous ha iniciado una serie de ataques de denegación de servicio (DdoS) contra las webs del Departamento de Justicia de Estados Unidos, la página web del FBI, la de la Casa Blanca, la de la industria musical de EEUU (RIAA), la de la industria del cine de EEUU (MPAA), la web de la oficina norteamericana para el copyright, así como contra sites de importantes discográficas.