Acuerdo mundial sobre contenidos protegidos

  • Por
La negociación secreta de un acuerdo internacional que regule un nuevo panorama sobre el control del acceso a determinados contenidos con copyrihgt es recibida con desconfianza por algunos colectivos.
10/11/2009 - El acuerdo, denominado Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA), autorizaría a exigir a los proveedores de servicios de Internet (ISP) el control sobre el tráfico de sus clientes con objeto de no permitir la descarga de algunos contenidos protegidos.

Las negociaciones secretas del ACTA vienen desarrollándose desde el pasado 2008 y cuentan con la participación de unos 40 países desde Estados Unidos a la Unión Europea, Japón o Corea, aunque fue la pasada semana cuando trascendió un documento en el que se explicaba a los estados miembros de la Unión Europea, la posición de Estados Unidos de reservarse la redacción del capítulo dedicado a Internet.

El documento propone un endurecimiento del marco de control de actividades relacionadas con derechos protegidos con el copyright, de esta manera se pasaría a perseguir con mayor énfasis a quienes elaboren o distribuyan programas que desactiven DRM (sistemas anticopia) y obligaría a los proveedores de acceso a Internet (ISP) a controlar el tráfico de sus clientes para evitar el intercambio o distribución de material protegido. Actualmente, en la mayoría de países, los proveedores de servicios de Internet no son responsables ni filtran la actividad de sus clientes salvo que sean requeridos por un juez.

La reacción de algunos colectivos de Internautas disconformes se basa en que sin la participación y toma en consideración de su posición se estaría alcanzando un acuerdo sin tener en cuenta a todas las partes de este conflicto.

En próximas fechas hay pendientes nuevas reuniones del Anti-Counterfeiting Trade Agreement (ACTA).