Kiosko y Más ¿es un paso al frente o al lado?

  • Por
  • 21 de julio de 2011
  • Valoración:
  • 2 Comentarios
  • Negocios
Sale un proyecto para la venta de las ediciones diarios en medios digitales, como tablets, smartphones y ordenadores. ¿Responde a las necesidades del mercado? ¿Servirá para que los medios puedan salir de la grave crisis en la que se encuentran?
"Kiosko y Más" ha salido a la luz! es una plataforma a partir de la cual se puede leer la prensa tradicional española, a partir de sus ediciones en PDF. Tan solo dos horas más tarde de cerrar las ediciones de los medios, estarán disponibles para el consumidor a través de esta nueva plataforma, en formatos digitales, tal como son enviados a la imprenta.

Durante la semana pasada esta noticia ha sido muy aplaudida en la mayoría de los medios de comunicación españoles. Se trata de una iniciativa sin precedentes, pues ha puesto de acuerdo a la mayoría de los grandes periódicos y editoriales de revistas en papel. En el momento del lanzamiento ya cuentan con un plantel de 30 diarios y 60 revistas.

Las ediciones estarán disponibles en aplicaciones adaptadas a tablets, smartphones y ordenadores, que facilitarán la lectura (o por lo menos eso dicen, aunque no esté de acuerdo), manteniendo la maquetación idéntica a como se encontrará en papel. Por supuesto, habrá que pagar por la compra de las ediciones, pudiendo adquirirlas sueltas o por suscripción.

Nos parece un movimiento interesante, muy a tener en cuenta por los consumidores, pero también por las personas que nos dedicamos al negocio editorial exclusivamente en la web. A lo largo de las próximas líneas ofreceré mi visión personal sobre esta iniciativa, que aun valorada de forma positiva, creo que no cubre mis expectativas ni tampoco creo que responda la demanda real del mercado actual.

Utilidad real de estas aplicaciones

Sin duda, en la era de la información, se agradece que ésta se encuentre accesible en el mayor número de medios posibles. Pero en el caso de ordenadores y dispositivos móviles, la información que nos ofrecen ahora en PDF ya estaba disponible a través de la web. La pregunta que nos hacemos es la utilidad real de Kiosko y Más.

Lo cierto es que, si ya podemos acceder a las noticias de El País, El Mundo, etc. a través de la web y de manera gratuita ¿por qué íbamos a sentirnos inclinados por pagar las ediciones en PDF? es una pregunta difícil de responder. Creo que dependerá mucho del perfil de usuario al que se cuestione.

Personalmente veo dos motivos para adquirir las publicaciones pagando por sus ediciones en PDF. Primero, la posibilidad de ahorrarse un poco de dinero con respecto a comprar el diario o revista en el kiosco tradicional y la segunda, para un consumidor responsable con el medio ambiente, no utilizar nunca más el papel, cuyo uso sabemos que es mejor limitar en la medida de lo posible. Sin embargo, estas dos razones solo parecen válidas para los actuales compradores de los medios y difícilmente sirva para ganar nuevos clientes.

Cabría aclarar que en el caso de las revistas la cosa cambia. Mientras que podemos consultar las mismas noticias en las páginas web de los periódicos, no podemos decir lo mismo de revistas como National Geographic o El Jueves, cuyos contenidos creo que no son exactamente los mismos que se publican en sus versiones web. El lector del El Jueves en su edición en papel, entre los que me encuentro ocasionalmente, podrá agradecer esta nueva forma de acceder a la revista. Y sobre todo, la posibilidad de ahorrarse poco menos de un eurito al comprarla. El verdadero suscriptor posiblemente continúe prefiriendo tener la revista en papel, que coleccionar en las estanterías de su casa, pero el consumidor ocasional pienso que puede optar por leer los contenidos en dispositivos móviles.

Repercusiones en los mercados

Lo primero que uno piensa es "Pobrecitos kiosqueros", si ya lo tenían cada vez más difícil para seguir existiendo dignamente, novedades como estas les tienen que poner los pelos de punta. Además, los medios escritos, a los que han estado sirviendo fielmente durante décadas, son los mismos que ahora les "hacen el puente" y prescinden de ellos como intermediarios para la venta se sus publicaciones. Pero bueno, el capitalismo es así y poco podemos hacer. Además, ellos también son mayorcitos para buscar sus alternativas de negocio.

No obstante, a nosotros lo que nos preocupa la repercusión que pueda tener en el mercado de la web, porque es cierto que los periódicos tradicionales son uno de los principales atractivos y participantes de este negocio editorial online. Con respecto a ello, la verdad, pocas novedades tenemos. Es decir, la presentación de estas aplicaciones para la venta de la prensa no ha venido acompañada por cambios con respecto a sus versiones en la web. En principio, parece que seguirán ofreciendo las noticias en abierto en las respectivas webs de los medios escritos, lo que realmente nos hace dudar sobre si Kiosko y Más acabará obteniendo los clientes de pago que ellos desearían. Es algo que veremos después de un tiempo.

Pero un análisis de las palabras de Iñaki Gabilondo, presentador de la nueva plataforma el pasado día 14 de julio: "La página web es lo que pasa, esto es lo que queda", nos puede dar una pista de las intenciones de la comunidad de editores en papel. Antes de nada me gustaría comentar que no estoy de acuerdo con esa frase del periodista, pues en mi opinión, la web no pasa, sino que se transforma. Entiendo que eso era justamente eso lo que querían escuchar en la platea, pero hoy por hoy, no lo comparto. Lo que opino se puede deducir de esas declaraciones es que los medios tradicionales puedan "pasar" de la web y salir de un mercado donde hay mucha competencia y pocas vías para la rentabilidad de sus arcaicos modelos editoriales. Pero aun es pronto para afirmar nada, puesto que no existen datos sobre un hipotético cambio del modelo de gratuidad de las ediciones en la web.

Qué deberían ofrecer los medios para que realmente fuera interesante su oferta

Cuando leía la noticia del lanzamiento de Kiosko y Más me hizo gracia pensar que hace una semana había opinado en un post breve que deberían unirse todos los editores de prensa para conseguir hacer fuerza común, de modo que pudieran conseguir que, estas iniciativas de aplicaciones de pago, acabasen en buen puerto. Pocos días después la confirmación de esa alianza, de la cual no sabía nada, ha llegado.

No obstante, continúe o no el modelo de gratuidad, lo que está claro es que, si quieren que paguemos por ello, deberían ofrecer algo más que sus ediciones en PDF. Ellos comentan que esta nueva forma de leer las noticias es más atractiva, pero yo sigo viendo más cómodo el papel y el descuento que se obtiene al comprar el soporte en formato digital no justifica la incomodidad de lectura en el smartphone. Comentan que han implementado opciones para almacenar un artículo en el sistema que nos pueda haber interesado, pero eso lo podemos hacer también a través del navegador. Comentan que podemos hacer uso de redes sociales para compartir un titular que nos interese, pero nuevamente es algo que ya teníamos y que venimos haciendo desde hace años desde la web.

Siendo realistas, por muy bonita que esté maquetada la edición en papel, y que ahora ponen disponible para los interesados, no me parece que hayan innovado lo suficiente para motivar el pago por sus contenidos. Incluso opino que la edición en PDF es un paso atrás con respecto a la edición en la web, puesto que la web ofrece unos contenidos multimedia -como vídeo y audio- y unas posibilidades de participación mucho mayores.

Lo que esperaba encontrar detrás de esta iniciativa era algo distinto. Alguna manera novedosa de disfrutar de los contenidos, más social, más interactiva, más multimedia y parece que ni siquiera lo han intentado. Creo que los medios tradicionales tienen todo lo que hace falta para poder hacer algo mejor, pero quién sabe por qué aun no han conseguido dar en el clavo. Quizás sea que quienes toman las decisiones en las empresas no llegan a entender qué significa Internet y qué demandan los consumidores cercanos a las nuevas tecnologías de la información.

Las sus rotativos tienen el poder del dinero y los inversores deseando entrar en negocios innovadores. También cuentan con una fuerza humana extremamente potente, que provocaría la envidia de cualquier editorial nacida para la web. Pero aun así no consiguen aprovechar todas las posibilidades que hoy nos ofrece Internet. Ellos continúan, erre que erre, ofreciendo más de lo mismo, como si tuvieran una absoluta ceguera y no pudieran avistar el mercado actual. Yo no dudo que haya personas interesadas en ser clientes de Kiosko y Más, pero no creo que con ese modelo consigan satisfacer nuevos clientes que, como yo, no tienen costumbre de comprar periódico alguno.

Conclusión

Los negocios editoriales están en una grave crisis... y de momento sin salida.

Hay una crisis tecnológica. El papel ha quedado desfasado para dar noticias de actualidad. Cuando el periódico llega al kiosco ha pasado ya medio día y la actualidad es otra.

Hay una crisis económica. Los editores estaban ciegos y acumularon inmensas cantidades de periodistas para hacer unos diarios que se podían sacar a la calle con menos de la cuarta parte de los redactores. En el momento de la crisis tienen una estructura arcaica en lo tecnológico, burocratizada en lo funcional e insostenible en su estructura laboral.

Pero la crisis más profunda es la del propio periodismo. Los editores se han dedicado a hacer "comunicación" y no información. Se han dedicado a decir lo que les interesa -en lo político y en lo económico- y no a decir lo que le interesa al ciudadano... y éste les ha dado la espalda.

El periodismo de trinchera no sirve ya para nadie, ni siquiera para los editores, que tienen en sus manos unos medios sin credibilidad y cargados de deudas. Nadie cree lo que dice un diario que no es sino una portavocía de un partido o de un grupo de presión...

Los recientes movimientos juveniles apuntan a eso. No les vale una sociedad en la que sobra burocracia y falta libertad. Eso es lo que también les afecta a los medios informativos... y por eso la gente se refugia en los blogs, las paginas personales o grandes portales tipo Facebook, etc., por los que fluye información y opinión en tiempo real

Kiosco y Más es más de lo mismo. No es solución de ninguna clase. Porque para abordar la crisis hay que abordar algo más profundo. Reorientar la información en varios sentidos... para recuperar la credibilidad y al lector.

Eso es posible... pero los editores van en mala dirección.

Autor

Miguel Angel Alvarez

Miguel es fundador de DesarrolloWeb.com y la plataforma de formación online EscuelaIT. Comenzó en el mundo del desarrollo web en el año 1997, transformando su hobby en su trabajo.

Comentarios

Javier

12/2/2012
La estafa de las ediciones pdf en Kiosoko y Más
Querría agregar un dato más al comentario, que comparto, sobre Kiosoko y Más. Soy suscriptor de El País desde hace años, y siempre he descargado la edición impresa en PDF para poder leerla tranquilamente offline, sobre todo cuando estoy en el extranjero. De repente me ecuentro con que me obligan a cceder a El País desde Kiosko y Más, a través de un sin fin de opciones incomprensibles o, como mínimo, ambiguas. Después de conseguir registrame, resulta que la interfase de lectura es una verdadera porqueía en una pantalla de 13 pulgadas. Además, solo te permiten la consulta online de la edición pdf, y encima página a página. Eso sí, la suscripción me la han renovado automáticamente, sin decirme que las condiciones del contrato han cambiado unilateralmente. Te dan ganas de mandar a la m... a esta gente que parecía seria. Y luego se quejan cuando les piratean los contenidos....

Xavier

27/2/2012
Totalmente de acuerdo con el comentario anterior...
... acabo de darme de baja como suscriptor de El País por el nefasto servicio de Kiosko y Mäs... Aqui en Catalunya ya estamos acostumbrados a que Más sea mucho menos... Ya basta de propiciar el estrés tecnológico!!!

Compartir