Tutorial básico del editor de imágenes A Plus Viewer

  • Por
Descripción del programa de edición A Plus Viewer, un visor de imágenes que además ofrece funciones básicas de editor de fotografías, que nos puede ayudar a optimizar para publicar en la web.
Este artículo contiene una descripción general de las funciones básicas del editor y visualizador de imágenes A Plus Viewer. No pretende entrar en temas como retocar fotografías o aplicar efectos a las imágenes, pero tendrá información interesante para aquel que quiera utilizar esta herramienta para gestionar su biblioteca de imágenes. Además explicará como usarla para poder formatear las fotos para su publicación en Internet. Para ello se verán las funciones de recorte, redimensión, conversión entre formatos, etc.

Antes de empezar, creo que merece la pena aclarar el concepto de formatos gráficos y sus diferentes tipos. En DesarrolloWeb.com hay varias referencias sobre este asunto desde distintos ángulos que pueden interesarte, como el artículo Formatos gráficos para páginas web o el videotutorial sobre los distintos formatos y sus características. Así mismo, las descripciones de los formatos tipo mapa de bits y de los vectoriales.

Ahora que ya tenemos algunas nociones básicas de lo que son los formatos gráficos, vamos a introducirnos en el programa de edición que hemos elegido, en este caso al A Plus Viewer, versión 2.19.

Este programa no sólo nos permitirá gestionar una imagen, si no también visualizarlas en bloque mediante miniaturas allí donde se encuentren (nuestro disco duro, un CD, etc.)

Una vez instalado y ejecutado el programa nos mostrará una pantalla dividida en 4 ventanas. La superior izquierda nos permitirá navegar a través de los sistemas de almacenamiento del ordenador, como he dicho, el disco duro, un CD, etc. Para ello sólo hay que buscar la carpeta en donde tengamos las imágenes y automáticamente se desplegarán en la ventana de la derecha unas miniaturas (thumbnails) de todas las que contenga.

Si queremos abarcar más o menos campo de visión de las miniaturas, podemos mover el selector desplazable a izquierda o derecha y las miniaturas se ampliarán o reducirán. Obviamente, cuantas más miniaturas quepan en la ventana, más pequeñas se verán y menos se apreciarán los detalles, pero a cambio podremos tener una visión de conjunto del contenido de la carpeta.

Si pinchamos una sola vez sobre alguna de las miniaturas la veremos previsualizada en la ventana inferior izquierda, pudiéndose entonces apreciar mejor los detalles.

La forma en que se muestra el contenido de la carpeta de imágenes en la ventana superior derecha, puede ser seleccionada pinchando en el icono View Style. Por defecto está seleccionado Thumbnails, pero podemos elegir que se muestre una lista de archivos (en vez de imágenes), iconos, thumbnail + detalles, o simplemente detalles de cada archivo, tales como nombre, ancho, tipo, etc.

Edición de las imágenes

Para editar una imagen sólo hay que pinchar dos veces sobre su miniatura y se abrirá una nueva ventana a toda pantalla.

Esta nueva ventana presenta las herramientas necesarias para un tratamiento básico de la imagen, e incluso algunas que van más allá del objetivo de este tutorial, tales como efectos especiales: difuminados, sombreados, ruidos, mosaicos, granulados, balanceados de color, etc.

Las herramientas en las que me voy a detener son el recortado, conversión de formatos y redimensionado. El resto no los citaré por no ser necesarias para el fin de este tutorial, pero es bueno experimentar con ellas y sorprenderse de todas las posibilidades que tiene el programa, como la rotación, reflejo, efectos, etc.

Recortado

Mediante esta herramienta podemos suprimir de la imagen alguna parte que no nos interesa, por ejemplo un borde demasiado ancho; centrar una imagen eliminando una superficie que la está descentrando; o también quedarnos con una porción de la imagen que nos interesa con respecto al resto de ella.

Para recortar una imagen hay que pinchar en la herramienta de recortar, seguidamente dentro de la imagen elegimos un punto de inicio, y mantenemos pulsado el botón izquierdo del ratón a la vez que arrastramos hasta el punto final que deseemos, y ahí mismo soltamos el botón; quedará entonces seleccionado un marco. Si ese marco no ocupa el espacio que deseamos, podemos modificarlo utilizando los puntos de ajuste que aparecen en los extremos (tirando de ellos), o también podemos mover el cuadro en su conjunto pinchando con el botón izquierdo sobre cualquier parte de su superficie, y sin dejar de presionar arrastrar hacia donde nos interese. Una vez centrado el marco, pinchamos dos veces sobre él y la imagen quedará inmediatamente recortada.

Por ejemplo, a la imagen de arriba le podemos recortar una buena parte de sus márgenes, y quedaría como se muestra a continuación:

En la siguiente imagen he recortado uno de los brotes de la flor, desechando el resto de la planta.

Cada una de estas imágenes recortadas puede ser guardada como una nueva imagen, para ello una vez recortada sólo hay que pinchar en File – Save As, es decir, salvar el fichero como..., escribir un nuevo nombre y elegir la carpeta donde deseamos archivarla.

Convertir una imagen de un formato a otro

Algo que utilizaremos seguramente muy a menudo es la conversión de formatos, pues no siempre llegarán hasta nosotros las imágenes ya comprimidas, o tal vez deseemos convertir de un formato GIF a JPG o viceversa. Hacer la conversión es muy sencillo.

Imaginemos que tenemos un archivo en formato BMP (no comprimido).

Una vez abierta la imagen en el editor, seleccionamos File – Save as...(salvar como...), y en Tipo elegimos el formato JPEG Files(*.jpg *.jpeg).

Seguidamente en Nombre cambiamos el que tenía la imagen sin convertir por otro distinto, por ejemplo, en este caso la original se llamaba paisaje.bmp, y yo aquí le he llamado paisaje2.

No es necesario ponerle la extensión JPG, porque ya lo hace automáticamente el programa, pues es ese el formato que ya hemos seleccionado anteriormente. Le damos a guardar y ya tenemos en la misma carpeta las dos fotos, una sin compresión y la otra comprimida.

El ratio de compresión ha sido muy alto, pues la imagen BMP era de 170 Kb, y la imagen comprimida en JPG se quedó en 7,33 Kb. sensiblemente inferior y apenas se nota diferencia visual entre ambas. El proceso para convertir otros formatos es similar.

Redimensionar una imagen

Esta es una de las funciones más importantes en un editor de imágenes. Es muy extraño que una imagen cumpla todas las características de tamaño que necesitamos para su publicación o almacenamiento en espacios limitados, pues en ocasiones es demasiado grande, o demasiado ancha, o excesivamente alta.

Lo primero que debemos recordar antes de redimensionar, es que siempre se produce una pérdida después del proceso, que dependiendo de la resolución de la imagen puede ser imperceptible o no. Por eso, debemos guardar como norma el original por si precisamos realizar nuevas muestras. La pérdida siempre es mayor cuando redimensionamos de menos a más que al revés, por lo que ya se explico en la introducción de este tutorial. 

Otra cosa importante es recortar lo que sea necesario antes de redimensionar, pues si se recorta después de la redimensión el tamaño ya no será el mismo que hemos solicitado. Por ejemplo, si tenemos una imagen que es preciso recortar y redimensionar, que mide 300x300 pixels, y que tiene que quedar finalmente en 150x150, recortamos primero, lo cual ya reduce el tamaño, y seguidamente aplicamos la redimensión de 150x150, quedando ya entonces fijo en ese valor.

Para utilizar la herramienta redimensionar, primero abrimos la imagen en el editor. Seguidamente pinchamos en Image – Image Size (anchura de imagen).

Se abrirá un cuadro donde podremos seleccionar varios parámetros. Si deseamos redimensionar en pixels, mantendremos marcada la opción Píxel, lo cual nos permite cambiar el ancho (Width) o el alto (Height). Cualquiera de las dos medidas que cambiemos hará que la otra medida se actualice automáticamente, para así mantener la proporción de la imagen, pues si no fuera así y cambiáramos una de ellas sin modificar la otra, la imagen resultante no sería fiel a la original, ya que quedaría alargada a lo ancho o a lo alto.

Así, si queremos que la imagen tenga 400 pixels de ancho, tenemos que poner esa cantidad en la casilla Width, y el alto lo modificará automáticamente el programa.

Otra posibilidad es utilizar el método del porcentaje, marcando esta opción. De esta manera, si redimensionamos por ejemplo al 50%, la imagen se reducirá justamente a la mitad, haciendo el programa el cálculo automático de ancho y alto en pixels que le debe dar. De todas formas, es más usual utilizar el método en pixels porque la anchura conocida de las páginas de Internet, en donde se suelen publicar las imágenes, suele estar en este tipo de medida.

Una vez redimensionada, ya solo queda guardar la imagen con un nombre distinto.

Creo que las explicaciones dadas sobre estas herramientas básicas son suficientes para empezar. Te toca a ti experimentar todo el resto de posibilidades.

Puedes descargar el programa en: http://www.aplusfreeware.com/categories/mmedia/APlusViewer.html

Autor

Abel Dominguez R.

Electrónico de comunicaciones / Funcionario del Estado

Compartir